Gobierno impulsa plan para lograr la igualdad de hombres y mujeres

El Poder Ejecutivo impulsará en el Parlamento el Plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos, basado en los compromisos que el país ha asumido en distintas instancias internacionales. Se apunta a generar una política pública de igualdad de oportunidades articulada por todos los organismos estatales, dijo ayer la futura ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi.

Rodeada por distintos ministros y subsecretarios —que asistieron a la celebración que el gobierno hizo del día de la mujer en el Edificio Libertad—, Arismendi destacó que «en primerísimo lugar» se necesita un «cambio de actitud». Aclaró que eso no se conseguirá «con una o dos medidas».

La nueva directora del Instituto de la Familia y la Mujer, Carmen Beramendi, indicó que las nuevas autoridades quieren hacer «visible» la situación de discriminación en que se encuentran las mujeres en Uruguay «desde hace décadas», y que el plan que promueve la equidad entre los géneros «es un viejo sueño, una vieja deuda que la democracia uruguaya tiene con las mujeres».

Si bien no establece iniciativas demasiado concretas, el plan distingue algunas áreas donde se buscará fomentar la equidad de género: respeto a los derechos humanos de la mujer; su inclusión social, política, económica y cultural; equidad en el trabajo, empleo y seguridad social, así como en la atención sanitaria y en el sistema educativo; y promover un cambio en la imagen y valoración social del sexo femenino.

TRABAJO. El plan que promoverá el gobierno incluirá los cometidos definidos en el Plan de Igualdad en el Empleo, elaborado por una comisión tripartita.

Allí se plantean los siguientes objetivos: aplicar leyes contra la discriminación por motivo de sexo en el mercado de trabajo, adoptar medidas para eliminar las prácticas discriminatorias de los empleadores contra las mujeres por su condición de madres o por su raza, fomento de igualdades para mujeres y hombres en el ámbito laboral, garantizar el derecho a un ambiente libre de acoso sexual, así como el derecho de mujeres y hombres a una remuneración igual por el mismo trabajo o por un trabajo de igual valor, entre otros.

En lo que refiere a la salud, el plan tiene como objetivo garantizar la equidad entre los sexos «en disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental». Se pretende supervisar en todo el país la calidad de atención de las mujeres en instituciones públicas y privadas, e integrar los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, entre otros propósitos.

La ministra María Julia Muñoz indicó ayer que el programa de salud de la mujer se centralizará en el Hospital Pereira Rossell, y dijo que habrá acciones concretas tendientes a reconocer la violencia doméstica como un «problema grave» de Salud Pública.

INICIATIVAS. Más allá del plan, el gobierno anunció ayer otras medidas en defensa de la mujer. El Ministerio de Turismo y Deporte premiará a instituciones deportivas que promuevan la participación de niñas y adolescentes, mientras que el de Vivienda dará facilidades para que las jefas de hogar puedan acceder a vivienda.

Ganadería otorgará líneas de crédito para mujeres que participan en empresas pequeñas y medianas, con especial atención a las mujeres rurales, al tiempo que Transporte llevará adelante una campaña por el «buen trato» en las unidades de transporte colectivo de pasajeros en todo el país.

El Ministerio de Defensa fijó el 8 de marzo como día no laborable, mientras que Interior estableció un escalafón único para hombres y mujeres. Antes, las mujeres policías solamente podían desarrollar su carrera y ascender cuando quedaba vacante un puesto ocupado por otra mujer policía.