Gobierno juega última carta para evitar conflicto bancario

AEBU amenaza con acciones gremiales en toda la banca privada si la patronal no acepta institucionalizar un acuerdo por el cual cada vez que tomen personal deben recurrir a la “bolsa de trabajo” compuesta por unos 800 ex empleados de las entidades que se fundieron en 2002. El jueves pasado finalizaron las negociaciones de los trabajadores con los bancos sin acuerdo. A su vez, AEBU inició el viernes una ofensiva legal para que caigan los convenios que aún están vigentes. El gremio pretende que si los bancos no aceptan la incorporación de los trabajadores de la “bolsa de trabajo” a la hora de tomar personal, el Poder Ejecutivo laude las pautas salariales que serán mas beneficiosas para los trabajadores que las actuales.

Baráibar dijo a El Observador que dado que las dos partes están en “posiciones rígidas” se tratará de encontrar “puntos de acercamiento” de manera separada. “Si en la reunión con los dirigentes gremiales se ven señales de que se quiere seguir negociando y de que la posición no es intransigente, entonces convocamos a los bancos” hoy mismo, explicó.

En cambio, si las posiciones se mantienen rígidas y no hay posibilidades de hacer concesiones, el Ministerio de Trabajo junto con el Ministerio de Economía laudará, dijo. Si bien hay plazo hasta fin de mes para solucionar el problema de la “bolsa de trabajo”, los ministerios no esperarán si no hay señales de acercamiento, tanto de la gremial como de los bancos, aseguró.

Baráibar dijo que a su modo de entender existen posibilidades de que se llegue a un acuerdo, y en caso de que ambas reuniones tengan resultados favorables se convocará a un encuentro con las dos partes para mañana de tarde.

“Lo que pretendemos es sistematizar el ingreso desde la bolsa, para que en un determinado plazo los compañeros despedidos tengan trabajo”, dijo a El Observador el presidente de AEBU, Gustavo Pérez. “Todavía hay mesa de diálogo, porque el gobierno está haciendo gestiones. Un buen acuerdo siempre sirve aunque no sea exactamente lo que queremos”, afirmó.

Pérez, confirmó que se está evaluando la posibilidad de un conflicto general bancario en reclamo de la institucionalización de la “bolsa de trabajo”, pero también de otros aspectos. Entre ellos, mencionó el hecho de que aún “no se concretó el traspaso de las carteras” de créditos de algunos bancos fundidos a la financiera Riloman que es manejada por los trabajadores.

Además, el gremio reclama que los bancos públicos contraten a trabajadores de los bancos que se fundieron en 2002 a razón de más de uno por cada tres que se jubilen en las entidades estatales.