Gobierno negociará bajar precios de canasta básica

Sin adelantar con qué sectores se encararán esas negociaciones advirtió que el gobierno «no le va a encajar la plancha a nadie», pero que sí planteará que «a veces conviene ganar menos y vender más». Sin dar más detalles pidió que lo dejaran hablar con los interlocutores privados, «porque cuando se le mete la mano en el bolsillo a alguien, inmediatamente se le arquea el lomo y es lógico», pese a lo cual dijo que «igual hay que toquetearlos un poco».

Mujica no dudó un segundo cuando tuvo que criticar al Instituto Nacional de Carnes (Inac), porque «está gastando plata en esta expo feria» y minimizó las críticas que le llovieron, porque los asados rebajados no llegan a todos los departamentos.

«El ministro no puede andar revisando carnicerías», advirtió cortante, pero sin embargo dijo que «algunas malas lenguas» le contaron que «hay un frigorífico de Colonia que se está portando mal» y sostuvo que «capaz que es algo de eso», aunque aclaró no «poder acusar» porque «son chismes».

También dejó claro que su Ministerio no va a solucionar los problemas de la carne «porque se remontan a 1910», cuando se fundó el Frigorífico Nacional para actuar de contrapeso en el mercado. «Lo peor que uno puede hacer es poner un remiendo y otro, porque hay contradicciones de intereses que son válidos. Es válido que el ganadero pelee por la carne que produce y que el frigorífico que exporta busque la torta para él», sostuvo.

Se mostró contrario a que el Estado sea regulador de precios «porque después hay que poner tantos inspectores que le sale más caro, los inspectores se aceitan y es una cosa de nunca acabar». Por ello, aclaró que lo que «se busca es que se integre una cadena y que cada cual se lleve su tajadita, pero que respete la del otro».

AGROINTELIGENTE. Paralelamente Mujica advirtió que por su dependencia de la agropecuaria, el Uruguay debe transformarse en un país agrointeligente, vendedor de trabajo calificado de origen agropecuario. En ese sentido, sostuvo que más que vender barcos de carne, Uruguay tiene que vender toritos y trasplantes embrionarios a la potencia ganadera más grande del mundo que es Brasil.

Según la visión del secretario de Estado, en lugar de pelear por la cantidad, Uruguay debe ser complementario en la calidad y vender el conocimiento de nuestros hijos. Por eso, exhortó a los productores a que cuiden los retazos que queden de la cultura agropecuaria antes de que se pierda, inviertan y no se cansen de calificar, porque ese es el porvenir.

El impulso al biodiesel y otros combustibles agrícolas, también estuvo dentro de las preocupaciones que marcó Mujica. El gobierno va a impulsarlos, no con la pretensión de solucionar el problema de los combustibles por esa vía, explicó y consideró que con esta iniciativa se solucionarán varios problemas de trabajo.

Pero hay otro problema vinculado que Mujica mencionó. Uruguay es un país de raciones caras, produce chanchos y gallinas caras y tenemos que bajar el costo de la ración.

Mujica consideró que el biodiesel pueden favorecer la rebaja de las raciones, a través de sus subproductos. Si no bajamos el costo de las raciones, terminaremos con una avicultura colgada, frente a lo que es la potencialidad agrícola de los vecinos, advirtió.