Gobierno no prevé suba de pauta salarial a otros grupos

Los representantes del empresariado también consideran que el caso de la salud es único y que deben respetarse en forma rigurosa los criterios establecidos por el Poder Ejecutivo para ajustar los salarios. La posición de los trabajadores es exactamente opuesta: aseguran que siempre estuvo «claro» que las pautas son indicativas y que probablemente serán modificadas en varios grupos.

Las autoridades estudian elevar la recuperación de la salud privada al 6% por entender que ha sido el sector más castigado durante los últimos cinco años y que su salario cayó cerca de un 30% en ese período. El resto de los grupos se mantendrían con una recuperación que variará entre 2 y 4%.

Baraibar sostuvo que la pauta será modificada «para arriba o para abajo» solo en excepciones «muy bien fundamentadas». Aclaró que ese es el caso de la salud privada: «Todos sufrimos la tremenda crisis del año 2002. Pero en ese momento la salud ya venía en crisis desde hace diez años. Ellos sintieron mucho más el golpe. Mientras que la caída del salario fue del 20% en promedio, los trabajadores de la salud perdieron un 30% en los últimos cinco años».

El objetivo del gobierno es que todos los sectores recuperen lo perdido antes de la finalización del mandato, señaló el jerarca.

TRABAJADORES. Para el Pit-Cnt la situación es muy clara: la pauta es apenas una referencia en la negociación, y debe ser flexible en muchos casos, además de la salud privada. «Si fuese rígida no tendrían sentido los consejos de salarios: se ordena un aumento por decreto para todo el mundo y ya está», dijo Juan Carlos Venturini, representante de los trabajadores en el consejo de la industria gráfica.

A Venturini no le sorprende la decisión del gobierno con respecto a la salud, sino que ratifica la posición oficial. «Cuando se habló de las pautas, siempre se dijo que eran solo ideas a tener en cuenta. Esta situación viene a corroborar lo que ya nos confirmó el Poder Ejecutivo: con una fundamentación determinada, se puede acordar por fuera de las pautas, diciendo que la realidad del sector amerita determinados cambios», sostuvo.

El dirigente Marcelo Abdala, de la industria de productos metálicos, interpreta que la pauta «está flexibilizada para todo el mundo», ya que el Poder Ejecutivo está dispuesto a considerar una homologación de acuerdos por encima de las pautas. «Esa es la situación de los compañeros de la salud. Pero también es la de los compañeros de la electrónica, el plástico, o los metalúrgicos», aseguró.

Abdala considera que la situación se va «a repetir» en otros sectores, y que «habrá movilizaciones» si los empresarios sólo se rigen por los criterios oficiales.

Juan José Ramos, del grupo de intermediación financiera, afirmó que el Poder Ejecutivo «nunca dijo» que las pautas fuesen rígidas y que los empresarios tampoco lo plantearon. Comentó que en los sectores más sumergidos, como el comercio, debe haber recuperación salarial mayor a la establecida por el gobierno.

PATRONALES. Por su parte, los empresarios no tienen dudas de que la situación de la salud privada es «puntual y aislada», y que difícilmente haya un caso similar.

«Cuando discutimos las pautas salariales con el Ministerio de Economía, para todos quedó claro que no debíamos movernos de las pautas. Pero nos podemos encontrar todos los días con una sorpresa», dijo Daniel Fernández, representante del grupo de hoteles, bares y restaurantes, y del de comercio minorista.

Julio Guevara —delegado en los grupos de intermediación financiera, servicios profesionales, y comercio— explicó que las pautas del gobierno «no son caprichosas».

«Cuando se indica que el salario no puede crecer en términos reales más allá del 4%, no es un castigo para el trabajador que quiere más. Se hace eso teniendo en cuenta parámetros de evolución económica: todo apartamiento de esa realidad va a trasuntar en pérdida de fuentes de empleo y de niveles de inflación», afirmó Guevara.

Agregó que las empresas se ceñirán con rigidez a lo establecido en las pautas, salvo casos excepcionales. «Pero —en esos casos— los sectores deberán argumentar debidamente cuál es la razón por la cual se llega a esa situación», puntualizó.

En la misma línea, Ernesto Toledo —representante empresarial en transporte y almacenamiento— coincidió en que las variaciones en la recuperación salarial establecida sólo podrían producirse en casos muy específicos, y que de ninguna manera deben generalizarse.