Gobierno no quiere que la cuota mutual suba por encima del 5%

Con el fin de intentar evitar que la Federación Uruguaya de la Salud (FUS) vaya a una huelga en el mutualismo, el gobierno hizo nuevas cuentas y mejoró su último ofrecimiento. Así, planteó elevar la recuperación salarial ofrecida del 2% al 2,5% para el segundo ajuste semestral de los trabajadores de la salud privada (que se efectivizará en enero). Para julio, el Poder Ejecutivo ofreció un porcentaje del 1,5%.

Sumando el aumento salarial para los trabajadores, más la evolución de los costos del mutualismo, la cuota mensual aumentaría en torno al 5%, confirmaron a El País altas fuentes del Ministerio de Salud Pública. Y esa es la línea que ha trazado el gobierno. Es que ese es justamente el incremento que las mutualistas ya liquidaron incorrectamente, al aplicar la reforma tributaria. Por eso, la intención del Ejecutivo es que en agosto los afiliados mutuales no reciban un nuevo incremento y paguen exactamente el mismo monto que les llegó en julio. «Las mutualistas aumentaron la cuota un 5%. Es el mismo porcentaje que el Ejecutivo va a decretar por ajuste semestral. La cuenta entonces para el usuario tiene que dar cero», explicaron las fuentes consultadas.

Pero, en la maratónica negociación de ayer, las mutualistas también aumentaron el porcentaje de recuperación salarial que están dispuestos a dar de su «bolsillo», es decir, sin incremento de la cuota mutual. Hasta ahora, los directivos mutuales habían ofrecido un 0,4% de recuperación financiado de sus arcas. En la pasada jornada, duplicaron este porcentaje.

Sumando lo ofrecido por el gobierno (a través de la cuota mutual) y lo planteado por las mutualistas, la recuperación salarial anual para médicos y funcionarios llegaría a un 4,8%. Pero para la FUS el incremento sigue siendo insuficiente.

El gremio de los no médicos está dispuesto a repartir la recuperación ofrecida entre los salarios menores a $ 18 mil, pero aun con este criterio no se está logrando el mínimo de 6% de recuperación salarial.

La FUS no quería llegar a su asamblea general de hoy con una cifra menor a este porcentaje. Esta aspiración es la que terminó complicando una negociación que comenzó a la hora 14 de ayer, y que finalizó en la madrugada de hoy, sin lograrse acuerdo. Los dirigentes de la gremial no médica están convencidos de que las mutualistas pueden poner más dinero de su «bolsillo».

Complicación. El gobierno era optimista en llegar a firmar un «preacuerdo», en virtud de las mejoras en la fórmula. Pero la FUS se mantuvo firme en el 6%. Los médicos, al parecer, fueron más receptivos a la propuesta, pero resolvieron seguir en «bloque» con los funcionarios. Un elemento que generó malestar en los gremios es la ausencia de los ministerios de Economía y de Salud de las negociaciones.

«El propio presidente de la República dijo que estos dos ministerios iban a participar pero eso no ocurrió», dijo un sindicalista a El País. El dirigente de la FUS, Jorge Bermúdez, calificó al consejo de salarios como una «parodia».