Gobierno parte a España en busca de nuevas inversiones.

LA NORMA, que aún debe cerrar filas dentro del oficialismo y evitar fricciones con el Pit-Cnt, comenzará su etapa acelerada de discusión mientras que uno de sus principales propulsores, el ministro de Economía y Finanzas, Fernando Lorenzo, encabeza la delegación en la que también participan los presidentes de la Asociación Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, y de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), Luis Porto, entre otras autoridades gubernamentales. También habrá una delegación del empresariado representada por las cámaras de Industria y de Comercio, además de particulares.
La agenda de Lorenzo en la madre patria contará con el interés de empresas vinculadas a las áreas de logística, transportes e infraestructura, tal como aseguró a varios de los participantes el jefe de la misión diplomática en Madrid, Carlos Pita.
Dichos sectores tienen correspondencia con varios de los principales proyectos que aún aguardan resolución por parte del gobierno, en los que hay capitales españoles decididos a realizar fuertes inversiones.
Uno de ellos es el puerto de aguas profundas de Rocha, donde los españoles esperan invertir alrededor de U$S 3-500 millones. Dicho proyecto fue calificado como «prioritario» por el presidente de la Cámara de Comercio Uruguay-España, Manuel Barros.
Paralelamente, capitales gallegos planean desarrollar un clúster naval en la zona del Cerro, con una inversión inicial que rondará los U$S 24 millones.
Para tal asociación, los inversores ya realizan gestiones ante el Ministerio de Defensa y participan de la licitación por la construcción de cuatro barcazas.
Rero no necesariamente los españoles verán dilatadas sus urgencias por insertarse en áreas estratégicas en relación al sector portuario. Según dijo a este matutino el presidente de la ANP, en breve habrá un nuevo llamado para la construcción del puerto pesquero de Capurro, habida cuenta que el anterior fue declarado desierto por parte de las autoridades.
Según Díaz, la falta de oferentes obedeció a que la iniciativa presentada por un privado (el consorcio Barros) le otorgaba a éste posibilidades de igualar otras eventuales ofertas, circunstancia que la nueva licitación no preverá.
Por tal motivo, la ANP confía en que haya interés por la nueva licitación, la que tendrá lugar una vez que los servicios jurídicos realicen las modificaciones correspondientes, dentro de los próximos 60 días. La inversión podría acceder a los U$S 30 millones.
Por su parte, la Cámara de Comercio que nuclea a ambos países, cuyo presidente es uno de los principales interesados en dicha obra, considera que las inversiones pueden concretarse a raíz de la confianza en el sistema jurídico uruguayo, al que consideró como «el mejor de la región», según declaró Barros desde España a Ultimas Noticias. El empresario también propone ampliar el interés en el puerto pesquero a la construcción de diques, pero para ello deberá aguardar las posibilidades que brinde la ley que estudia el Parlamento. Sin mencionarlas puntualmente, tanto los presidentes de la CND como de la ANP dijeron a este matutino que las inversiones en el sector portuario -que experimenta una notoria expansión en los últimos años- estarán «atadas» a la nueva legislación.
El presidente de la Cámara mencionó también posibles intereses españoles en el sector turístico, agroindustrial, de plantación de olivos y de kiwis.

ESTRATEGIA
Si bien los principales intereses españoles se concentran en los puertos, la delegación uruguaya pretende abrir otros rubros comerciales que necesitarán inversión en la medida que decidan venir a instalarse.
Para ello existe una limitación en la plaza española a la hora de conseguir financiamiento, como consecuencia de la difícil situación económica resultante de la crisis de 2008. Datos recientes muestran alrededor de un 20% de desocupación, con cinco millones de «parados» y una proyección marginal de crecimiento que no supera el 1,5% en 2011.
Dicha circunstancia es observada con especial atención por los representantes uruguayos, que esperan captar buena parte de los inversores que hoy están «ociosos», según manifestó Porto a Ultimas Noticias.
«La CND puede jugar un rol fundamental en el financiamiento de obras en todo el sector productivo», puntualizó el jerarca.
«La situación española no es la ideal, de modo que las empresas necesitan salir al exterior. Uruguay podría ser un gran beneficiado con ello», puntualizó Barros.