Gobierno planteará hoy un nuevo marco laboral

Es una de las prioridades del gobierno a nivel laboral para el año 2007: la aprobación de una ley que articule la negociación por rama con la negociación a nivel de empresa y que además incluya reglas claras de prevención de conflictos y ocupaciones. Para eso, la administración debe lograr consenso con trabajadores y empresarios, lo cual se presenta difícil.

Gobiernos anteriores han intentado algo similar. Durante la administración de Luis Alberto Lacalle y en el segundo mandato de Julio María Sanguinetti hubo discusiones con el Pit-Cnt y las cámaras empresariales para aprobar una ley de negociación colectiva. Pero en los dos casos se fracasó, ante las visiones opuestas de empleados y empleadores.

El ministro interino Jorge Bruni prefiere hablar de ley de relaciones laborales, en lugar de una de negociación colectiva. De eso se discutirá hoy en la primera comisión que se instalará en el marco del Compromiso Nacional. El ámbito tiene como objetivo la elaboración de la ley y para eso, más adelante, se sumarán legisladores.

Esta tarde se fijará la metodología de actuación y se «intercambiarán ideas» con empresarios y trabajadores, según dijo Bruni a El País. No hay un plazo concreto, pero el gobierno pretende que las reuniones «no sean eternas». Se busca que la ley esté vigente antes de que finalice el mandato.

QUEJAS. En la reunión habrá varios representantes empresariales. Las principales cámaras tienen serios reparos sobre el inicio de esta nueva etapa de negociaciones, después que el oficialismo aprobó a fines de diciembre una ley que extiende de dos a cinco años el plazo en el que prescriben los créditos laborales, y a principios de enero hizo lo propio con la polémica ley de tercerizaciones. Esta norma hace responsable a las empresas que contratan servicios, de las obligaciones laborales de los subcontratistas. «Nos preocupan mucho estas nuevas leyes, no las compartimos. Por eso, preguntaremos cómo encaja el Compromiso Nacional con la realidad de los últimos dos años», dijo a El País Juan Mailhos, asesor letrado de la Cámara de Comercio.

Mailhos adelantó que se realizarán «algunos planteos» y que si no existe receptividad del gobierno, se evaluará si el empresariado sigue en el diálogo.

«Queremos que se avance sobre otras bases. Nos cansa que el sector empresarial no sea tenido en cuenta por el gobierno. Las reformas laborales que se han hecho no han sido favorables a las empresas, sino a los intereses del Pit-Cnt», advirtió el asesor empresarial.

Aunque no puedan modificar su contenido, las cámaras pedirán alguna contemplación en la reglamentación de la nueva ley de tercerizaciones.

CONFLICTOS. En el Pit-Cnt hay disposición a dialogar y a aceptar una ley que regule el sistema de negociación colectiva. Sin embargo, uno de los delegados sindicales, Milton Castellano, dijo a El País que los conflictos «no se pueden erradicar» y que los mecanismos de prevención sólo logran «administrar» y «minimizar» los problemas entre las empresas y sus trabajadores. «Una ley no impedirá los conflictos, no se puede tapar el sol con la mano».

Castellano, que participó de una negociación por este tema en la segunda mitad de la década del 90, admitió que «se ha escrito y hablado mucho» sobre el asunto, pero que «será difícil lograr acuerdos».

La comisión que hoy entra en funciones se dedicará a elaborar el proyecto de ley. Más adelante participarán legisladores. De hecho, el presidente de la comisión de Legislación del Trabajo, el diputado blanco Pablo Iturralde, advirtió que «es complicado» discutir una futura ley «por fuera del Parlamento». Y pidió que el gobierno dé participación a los legisladores.