Gobierno planteó a empresarios aumentar salarios

El ministro sugirió un aumento de 3%, que no significaría gastos adicionales para las empresas, dijeron a El País participantes en el encuentro.

El aumento podría ser compensado con una rebaja de un punto en el adicional del Impuesto a las Retribuciones Personales patronal y de dos puntos en el IRP del trabajador.

En la reunión participaron el presidente de la Cámara de Industrias, Diego Balestra, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Horacio Castells, el presidente de Cambadu, Mario Menéndez y el presidente de la Asociación Rural, Fernando Alfonso.

Las fuentes señalaron que la caída del salario es motivo de preocupación en el Ministerio y, en ese sentido, se empezó a intercambiar ideas sobre diferentes fórmulas tendientes a lograr una mejora. Los consultados destacaron que se trata de una propuesta en estado muy primario, que deberá seguir discutiéndose en los próximos días.

BPS. Un aspecto que la sugerencia ministerial aún no ha resuelto y se seguirá estudiando es cómo mantener estables los recursos destinados al Banco de Previsión Social.

El pasado viernes, el ministro Atchugarry dijo que no considera viable atender la propuesta del Partido Nacional de eliminar completamente el adicional del IRP, dado que representaría una caída de US$ 110 millones para las arcas del Estado.

Atchugarry se mostró, en cambio, abierto a explorar la posibilidad de abatir la carga para los salarios menores a $ 7.000, siempre que se encuentren «recursos alternativos». El IRP es, para el gobierno, el primer impuesto a bajar, dijo el ministro.

Los actuales niveles de IRP fueron establecidos por la ley de ajuste fiscal de mayo de 2002 y oscilan entre 0 y 18% para el sector privado. Los aportes en el sector público van hasta 20%.

El impuesto fue creado en 1982. Sus tasas eran de 1% hasta 3 salarios mínimos y de 2% para ingresos superiores. Durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle, el aporte correspondiente a la primera franja se elevó a 3,5%; a 5% entre tres y seis salarios mínimos y se creó una nueva franja, de 7,5%, para los ingresos superiores a seis salarios mínimos. Posteriormente, las alícuotas fueron bajando hasta 1993, para volver a subir a partir de 1995.

En 2001 se eliminó el aporte para la franja inferior.

Además del tema salarial, los empresarios plantearon anoche su preocupación por el nivel de desempleo y los planes de contracción del gasto del Estado.