Gobierno prepara artillería pesada contra la evasión

Esta enérgica postura para comenzar a proteger las arcas del Estado fue definida ayer, a tres días de que el gobierno le deba demostrar al Fondo Monetario Internacional (FMI) que hará los mayores esfuerzos para sostener el compromiso de la meta de superávit fiscal primario de entre 3,5% y 4% del PBI en los próximos tres años.

Las acciones para contrarrestar la evasión se adoptarán tanto a nivel de la órbita privada como del Estado y se irán diseñando dentro de 30 días, en el marco de un equipo de trabajo que fue conformado ayer por los ministerios de Trabajo y Seguridad Social (a través de la Inspección General de Trabajo) y Economía y dos organismos recaudadores, la Dirección General Impositiva (DGI) y el Banco de Previsión Social (BPS).

En un futuro, a este equipo se sumará la Dirección Nacional de Aduanas (DNA).

Según anunciaron ayer el ministro interino de Economía, Mario Bergara, y el subsecretario de Trabajo, Jorge Bruni, la iniciativa forma parte del primer capítulo dirigido a fortalecer la administración tributaria, que se efectuará mediante una rigurosa coordinación entre los organismos recaudadores.

Su cometido esencial será disminuir los niveles de evasión, que se da con idéntica magnitud tanto en las empresas privadas como en diversas reparticiones del Estado, según enfatizó Bruni.

Adicionalmente, señaló que otra tarea de este equipo de trabajo será crear una “cultura de la aportación”, que será propagada a nivel de la comunidad, aprovechando los ámbitos en que el Estado se reunirá con empresarios y trabajadores para establecer pautas de empleo consistentes al comportamiento de la economía.


Daños. Bergara dijo que en la primera reunión de trabajo no se analizaron cifras de evasión ni de elusión. Precisó que es difícil cuantificar el daño que estos ilícitos provocan al Estado, aunque se apoyó en diversos estudios técnicos para afirmar que Uruguay recauda entre un 30% y 40% menos.

“Es un daño en las cuentas fiscales que el país no se puede permitir más”, afirmó Bergara.

Añadió que en una línea “muy gruesa” se puede afirmar que de la totalidad de lo que debería ingresar al Estado por concepto de impuestos “un tercio se recauda, un tercio se evade y un tercio se exonera”.

Seguidamente, señaló que se actuará decididamente para generar responsabilidades en el ámbito empresarial pero, fundamentalmente, enfatizó que las medidas estarán orientadas a corregir anomalías en la esfera pública porque dijo que en Uruguay “el Estado también es evasor”.

En esta línea, Bruni señaló que la evasión en la administración pública se verifica fundamentalmente con miles de trabajadores que no realizan las correspondientes aportes al BPS. Además, sostuvo que esta irregularidad también se produce con empresas que fueron contratadas por el Estado para efectuar servicios tercerizados.

En tal sentido, manifestó que el ministerio que preside se abocará a fomentar medidas para hacer cumplir con las exigencias mínimas a fin de proteger los derechos de los trabajadores.

Algunos estudios técnicos demuestran que Uruguay está frente a una gran cultura de la evasión que el nuevo gobierno se dispone a resolver.

El director nacional de Rentas, Eduardo Zaidensztat, aseguró ayer a El Observador que Uruguay está perdiendo de recaudar la tercera parte del IVA, que genera los mayores ingresos al Estado.

Sostuvo que a cifras actualizadas, Uruguay habría recaudado en 2004 unos $ 10.400 millones menos, es decir cerca de US$ 400 millones al cambio actual. Aun así, precisó que la recaudación de la DGI creció un 15% el año pasado.

Cuando se revierta esta situación que se da con el IVA, el gobierno estará en condiciones de comenzar a adoptar una rebaja gradual de su tasa básica, que podría pasar del 23% al 17%.

Por su parte, en el BPS la evasión por concepto de aportes también genera estragos. En la última evaluación de esta situación, que fue realizada en 2001 por la Asesoría Económica y Actuarial del banco, determinó que solo la evasión en el sector privado totalizó US$ 420 millones ese año.