Gobierno presenta el viernes propuesta sobre los despidos por razones sindicales

Hay pesimismo sobre los resultados del diálogo cuatripartito sobre la ley de fueros sindicales, cuando faltan seis días para la última reunión del ámbito cuatripartito.

A pesar de que el titular de Trabajo, Eduardo Bonomi, ayer se mostró optimista por los avances que visualiza en el cuatripartito, tanto empresarios como trabajadores consideraron con escepticismo el futuro de estas negociaciones.

En la víspera, el funcionario sostuvo en el Edificio Libertad que en los puntos en discordia hubo “avances” importantes.

Bonomi consideró que los planteos de ida y vuelta entre empresarios y trabajadores permiten avizorar la existencia de “una redacción común” para tres puntos de discordia, como fueron el registro de empresas infractoras a la legislación sindical, la inversión de la carga de la prueba en el caso de despidos de carácter sindical, y la retroactividad de la ley al 1° de marzo. Reconoció dificultades, sin embargo, sobre la reinstalación del trabajador despedido por cuestiones gremiales.

“Los trabajadores y los legisladores que elaboraron la ley (de fueros sindicales) planteaban este tema como central del proyecto; y el sector empresarial plantea que no haya reinstalación, sino que haya un despido incrementado”, dijo.

ESCEPTICISMO

En la sesión de ayer el gobierno anunció que intentará acercar las posiciones confrontadas de trabajadores y empresarios, en la controversia relacionada con los despidos de carácter sindical. El viernes 28 la cartera de Trabajo presentará un documento para que empresarios y trabajadores lo consideren, y para el lunes 31 se convocará a la última sesión del cuatripartito. Si bien los empresarios aún mantienen una postura negociadora y pretenden involucrarse en el consenso que el gobierno reclama para la ley de fueros sindicales, varios comienzan a mostrar signos claros de pesimismo sobre un eventual acuerdo.

“Nos mantenemos en una posición dialogante y tenemos esperanzas en que el gobierno entre en razón y haya un cambio con esta ley, porque si no, pobre país”, dijo a Ultimas Noticias con tono francamente pesimista el presidente de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (Cncs), José Luis Puig.

Otros se mostraron más sombríos, aún. “Para que haya negociación, tiene que haber dos que negocien. Y si al PIT-CNT le prometieron que la ley saldrá tal como está, es evidente que ellos no van a negociar nada”, dijo el vicepresidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), Nelson Penino.