Gobierno pretende convenios con ajuste salarial por «desempeño».

El gobierno entiende oportuno también que los nuevos convenios a negociar desde fines de junio puedan ser de tres años para que, entre otras cosas, se deba volver a negociar recién en el primer semestre de la próxima administración.

Los lineamientos que prepara el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) para la instancia de negociación incluyen también cláusulas para renegociar salario en caso de estancamiento o pérdida de productividad por un plazo a establecer (como por ejemplo de dos trimestres seguidos), pero también cuando las empresas incrementen en un período similar su rendimiento, adelantó a El Observador el titular de la cartera, Eduardo Brenta.

Ello significa que las empresas que firmen un convenio de esas características y tengan pérdidas, podrán sentarse a negociar con sus trabajadores un ajuste a la baja de los salarios, pero de la misma forma, si sus ganancias se disparan en un período similar de tiempo, los sueldos puedan pegar un salto acorde.

«Eso ayudaría mucho a eliminar elementos de incertidumbre, porque empresarios y trabajadores saben que si la cosa va muy bien o muy mal, tienen elementos para negociar, y es probable que se animen a acordar cosas en función de lo que pasa hoy, sin el temor de que luego no la puedan enfrentar», comentó Brenta.

De todas formas, la nueva variable de ajuste por «desempeño» debería ser «un elemento más» en la negociación y no uno «determinante», porque «no es fácil» canalizarlo en términos sectoriales, consideró el ministro.

Es notorio que en muchos sectores y empresas hoy resulta casi imposible establecer la variable de productividad para ajustar los sueldos. Hasta ahora, incluso, los actores reconocen que el término era cerrado y parcial, y que, además, se utiliza de forma equivocada. Los trabajadores de los cines, por ejemplo, incluyeron en su convenio un aumento por venta de entradas.

Las partes deberán también, para ese caso, elegir un indicador como medida que suministrará el Poder Ejecutivo, como por ejemplo el producto bruto sectorial. El desempeño debería también establecer indicadores geográficos, porque «no es lo mismo la actividad en la capital que en el interior del país», precisó el ministro de Trabajo.

Desterrar la gimnasia
La ley de Negociación Colectiva quitó del proceso la presentación de una «pauta» por parte del Poder Ejecutivo para que empresarios y trabajadores se sienten a negociar a partir de ella.

En la práctica, sin embargo, a excepción de sectores considerados «modelo», como la construcción, se esperan los lineamientos y sugerencias del gobierno para iniciar las negociaciones. La administración de José Mujica pretende desterrar esa gimnasia pero, de todos modos, seguirá sumando elementos para mejorar los convenios.

Por otra parte, el MTSS sugerirá privilegiar en la próxima ronda de negociación a los salarios más sumergidos, acompañando el incremento del salario real establecido como una de las principales metas de la administración. Para Brenta ello sería posible porque «todavía existe un espacio suficiente para que el proceso permita mejorar salarios de sectores donde los niveles salariales son insuficientes».

A entender del gobierno, esa definición contribuyó de manera importante a la reducción de la pobreza, ya que hubo impulsos significativos en sectores como el comercio o el servicio doméstico.

Condiciones
Las condiciones de trabajo deben ser negociadas de forma bipartita, es decir, entre trabajadores y empresarios. Ello excluye al Poder Ejecutivo de la discusión en la materia. Sin embargo, desde la modificación del sistema, el gobierno sugiere variables a incorporar en los convenios que, en muchos casos, fueron tomadas en cuenta. Fue así que se introdujeron en los convenios, capacitaciones, condiciones de seguridad, salud y género, entre otras cosas.

Brenta adelantó a El Observador que en la próxima ronda el Poder Ejecutivo insistirá con la firma de condiciones similares, pero suma a ellas asuntos como la maternidad y los cuidados vinculados para el caso de las mujeres, y de la alimentación para todos (ver recuadro).