Gobierno prorrogó ejecuciones por 60 días y prepara pautas de renegociación

«Quédense tranquilos. A nadie se le va a rematar el campo o la casa por 60 días, se va a encontrar una solución», dijo el senador Enrique Rubio, vocero de la reunión.
A la comisión integrada por los ministerios de Economía y Ganadería, y los bancos República y Central, se sumaron 4 senadores y 6 diputados para discutir los criterios que enviarán a la banca a efectos de renegociar con los deudores.
Las pautas estarán listas la semana que viene, pero el director del Banco República, José Cladera, adelantó que implicarán estiramientos en los plazos, quita de intereses y bonificaciones importantes por pago contado. El acuerdo también prevé solicitar a los bancos que desistan de la acción judicial por 60 días cuando el remate está en puerta.
En la banca pública y gestionada por el Estado, las medidas serán obligatorias; en la banca privada dependerán de la «buena voluntad» de la institución. A los efectos de unificar criterios, hoy mantendrán una reunión el subsecretario de Economía, Mario Bergara, y directivos de los bancos internacionales.
Se estima que la medida puede alcanzar a 55 mil personas que contrajeron deudas antes de la devaluación de junio de 2002. El 80% de esos deudores corresponde a la banca pública y el resto se reparte entre la banca privada y los prestamistas particulares. Por año hay 300 remates que corresponden a préstamos contraídos antes de 2002, incluso muchos de ellos son anteriores a 1997.
Para atender la situación de los deudores que están por fuera de la banca se fortalecerá el área de Defensa del Consumidor, que hoy funciona en el Ministerio de Economía.
Se realizará también una intensa campaña pública difundiendo un número de teléfono para que la población pueda informarse sobre cómo solucionar su caso particular.

USURA
Mientras tanto, el MPP adelantó que presentará un proyecto de ley que penaliza la usura. Hoy la usura es un delito de carácter civil y se configura cuando los intereses sobrepasan el 75% de la tasa media bancaria del trimestre anterior. «Al tipo que hace eso hay que meterlo en cana», dijo el senador Jorge Saravia.
Asistentes a la reunión dijeron que Saravia planteó con fuerza su posición. «Este tema hay que solucionarlo ahora, porque ya tenemos gente en la puerta del Palacio», sostuvo el legislador. «¡Qué vamos a esperar! ¿Otra marcha de productores?», agregó.
Saravia quedó conforme con el resultado de la reunión porque todas las partes tuvieron que ceder en sus posiciones. «Hay humo gris en el horizonte», dijo Saravia, refiriéndose a la situación interna de la coalición de izquierda.