Gobierno quiere incrementar el comercio con el Caribe y África.

Fuentes del Ministerio dijeron a El País que es «difícil» entrar en los grandes mercados, pero «en el contexto actual» de crisis global, «es más difícil todavía». Agregaron que no significa que no hay que insistir con los mercados más grandes, pero recordaron que la negociación entre el Mercosur y la Unión Europea está «trancada», básicamente porque Argentina quiere proteger a su industria y eso impide seguir adelante.

Es por eso que se propone avanzar con otros países emergentes del Caribe y algunos africanos, donde la producción industrial uruguaya puede ser competitiva. La preocupación es que los productos uruguayos ganen en valor agregado y para eso se necesitan mercados.

Ese tipo de negociaciones, no implican necesariamente realizar acuerdos de tipo comercial, sino que la idea es «facilitar» las condiciones para tener mercados abiertos donde colocar la producción industrial uruguaya.

Una de las dificultades que tienen las empresas para comerciar con esos países es que no cuentan con capital de giro para vender y esperar 180 días o 270 días el pago. En ese sentido el Banco República abrirá un fondo de garantía para exportar a países emergentes o de riesgo por unos US$ 20 millones.

DIAGNÓSTICO. Los funcionarios se refirieron al estudio sobre comercio agroindustrial y negociaciones en 2008 del Programa de Inserción al Comercio Internacional (ICI).

En ese informe -que publicó El País la semana pasada- se señala que es «imperativo» que Uruguay redefina su inserción externa y revise su posición negociadora ante el desalentador panorama de las negociaciones internacionales que, no sólo afecta el acceso a mercados, sino también la captación de inversiones.

Ante la parálisis de la ronda de Doha y de las negociaciones del Mercosur con terceros países o bloques, «surge como imperativa la necesidad para el Uruguay de redefinir su inserción externa y de revisar su posición negociadora», se afirma en el informe.

«Industria comparte este diagnóstico y cree que es necesario profundizar en dos líneas de trabajo de acuerdo al plan presentado por Economía en el almuerzo de la Unión de Exportadores», dijeron las fuentes.

Una de esas líneas de trabajo es un programa de promoción comercial donde se intente abrir nuevos mercados, pero no apuntando a los países desarrollados sino a los emergentes. «Es imperativo desarrollar negociaciones comerciales con países emergentes, del Caribe, incluyendo Cuba y otros mercados de América del Sur, y algunos países africanos que tienen un potencial para sectores tales como la industria farmacéutica y la industria automotriz», aseguraron.

En Industria se ve que la inserción comercial uruguaya tiene mucho para mejorar y que es necesario crear equipos dentro de las representaciones diplomáticas de Uruguay en el mundo para profundizar la presencia en los mercados.

Ese ministerio quiere tener un rol más pro-activo cuando se discute de política comercial, algo que tradicionalmente es materia de Economía y Cancillería. También consideran que debería participar Ganadería en ese ámbito.

La otra línea es «profundizar en la forma de trabajo público-privado para la presencia uruguaya en distintos países y eventos internacionales», resumieron los funcionarios.

La «relación público-privada tiene que ser definida como un trabajo en conjunto», porque son las empresas las que saben lo que necesitan para vender más.