Gobierno uruguayo aguarda ahora que Argentina dé el próximo paso

Gargano dijo anoche a El País que Uruguay es «espectador» de lo que decida Argentina, ya que por el momento no hay más acciones previstas.

Con respecto a los anuncios de la Gobernación de Entre Ríos acerca de la presentación en 60 días de la demanda ante La Haya (ver nota aparte), el canciller se limitó a señalar que habrá que ver si el gobierno de Kircher avala esa solicitud.

Gargano agregó que en lo que respecta al gobierno uruguayo, no hay más que agregar lo que se manifestó en el comunicado difundido el viernes 3 por la Cancillería.

Dicho comunicado señaló que los presidentes Tabaré Vázquez y Kirchner se mantuvieron en contacto por la situación planteada entre los dos países para buscar «vías que permitan encontrar una solución».

El comunicado de la Cancillería fue difundido horas después que desde el gobierno de Kirchner se negara la existencia de diálogo entre el secretario de la Presidencia uruguaya, Gonzalo Fernández, y el jefe de gabinete argentino, Alberto Fernández.

Ambos jerarcas han mantenido varios encuentros y conversaciones telefónicas, según confirmaron a El País fuentes del gobierno.

Según los informantes, desde mediados de enero los hombres de confianza de los presidentes llevan adelante la negociación, que se complementa con contactos diplomáticos entre ambos países.

El sábado 4, Gargano indicó que se hizo público el contacto entre Vázquez y Kirchner a través del comunicado, porque el presidente así se lo solicitó.

«El presidente me pidió que le transmitiera esto a la opinión pública porque ya existían voces pero el gobierno no hablaba», dijo el canciller en declaraciones a FM Aspen.

Según fuentes políticas consultadas por El País, la conversación entre Vázquez y Kirchner fue telefónicas, y previamente se había acordado la misma entre el secretario de la Presidencia uruguaya y el jefe de gabinete argentino.

Por otra parte, en declaraciones al diario argentino La Nación, el viceministro de Medio Ambiente uruguayo, Jaime Igorra, reclamó que quede sin efecto el corte de los puentes para iniciar cualquier instancia de negociación.

En ese sentido, indicó que «se van a producir demandas (contra Argentina) porque la responsabilidad es del gobierno» de ese país.

Igorra indicó que Uruguay ofrece a la administración Kirchner que participe en los controles ambientales, pero dejando en claro que los emprendimientos de Botnia y Ence van a construirse, y que deben dejarse de lado los cortes en las rutas internacionales.

INTERROGANTES. Una vez conocido el comunicado de la Cancillería uruguaya, los principales voceros del gobierno de Kirchner han mantenido un bajo perfil y no se han pronunciado sobre el tema.

El diario La Nación consignó ayer que en la administración argentina existen «interrogantes» sobre las razones que movieron al gobierno uruguayo a hacer público el contacto entre ambos mandatarios, cuando horas antes el jefe de gabinete de Kirchner había negado que los mismos existieran.

En tanto, el diario Clarín informó ayer, en base a fuentes consultadas, que la «estrategia futura» de Argentina es «mantener la decisión de recurrir a la Corte Internacional de La Haya mientras se llevan a cabo» las gestiones bilaterales.

Según Clarín, Kirchner buscará acotar el conflicto a lo «ambiental», para preservar su relación «política» con Vázquez.