Gobierno usará el tope máximo para endeudarse

En mayo pasado se aprobó un aumento del tope de endeudamiento previsto para 2009 de US$ 250 millones a US$ 350 millones. Asimismo se dio el visto bueno para que el Poder Ejecutivo supere hasta en un 100% el tope de deuda fijado para un año determinado cuando existan factores extraordinarios e imprevistos. Esto es, que en 2009 se pueda endeudar en hasta US$ 700 millones, que es lo que comunicó el Ministerio de Economía (MEF) que hará.

Según el mensaje remitido al Parlamento y firmado por el ministro interino de Economía, Andrés Masoller, y el vicepresidente de la República, Rodolfo Nin Novoa, «en el contexto de crisis internacional registrada a partir del segundo semestre de 2008» se verificó una «reversión de la fuerte expansión» que tenía la economía, lo que «afectó desfavorablemente los ingresos fiscales, mientras que se entendió conveniente proteger los gastos sociales como forma de atenuar el impacto sobre los sectores más vulnerables de la sociedad».

Además, señalan que la sequía «afectó el país en el presente año» lo que implicó un incremento «significativo» de los costos de abastecimiento.

De hecho, el MEF informó ayer que el sobre costo energético debido a la sequía se estima en 1,6% del Producto Interno Bruto (PIB) en el año móvil cerrado a agosto.

En este sentido el MEF arguyó que las dos situaciones «constituyen factores extraordinarios e imprevistos de magnitud que provocarán un incremento del déficit fiscal en el presente año respecto del resultado originalmente previsto, con el consiguiente efecto en la deuda neta» lo que amerita incrementar el endeudamiento.

cifras. El sector público consolidado registró un déficit global de $ 16.046 millones en el último año terminado en agosto, lo que significó un rojo de aproximadamente 2,2% del PIB, de acuerdo a la información divulgada ayer por el MEF.

Ese porcentaje se ubicó en un guarismo superior al que habían mostrado las arcas del gobierno en los 12 meses terminados a julio y que había sido de -2% del PIB.

De todas formas el desequilibrio en los 12 meses a agosto aún se ubica por debajo del 2,6% proyectado por el equipo económico, de acuerdo a las cifras divulgadas ayer.

Según expresó el MEF, si se deja de lado el sobrecosto energético como consecuencia de la sequía, el déficit global se ubicaría en 0,6% del Producto.

A su vez, exclusivamente en agosto, el sector público tuvo un resultado negativo de $ 105 millones, lo que significó el menor desequilibrio mensual de los últimos cuatro meses.

ingresos y egresos. El comportamiento fiscal durante los últimos 12 meses cerrados en agosto se verificó por el doble efecto de un descenso de los ingresos del sector público y un aumento de los egresos.

Concretamente, la baja de los ingresos del sector público no financiero -desde 26,5% en el año a julio hasta 26,4% en los 12 meses a agosto- obedeció al comportamiento del gobierno Central, a la menor recaudación de la Dirección General Impositiva, y a la caída en el rubro Otros ingresos.

Este último fenómeno estuvo asociado a que en agosto -a diferencia de lo ocurrido en igual mes de 2008- el Banco de la República (BROU) no realizó transferencias de utilidades al gobierno.

Por otra parte, los egresos primarios del Sector Público -excluyendo el pago de los intereses de la deuda pública- aumentaron desde 25,9% del PIB en el año concluido en julio a 26,1% del PIB en los 12 meses cerrados en agosto.

El aumento de los egresos estuvo asociado a las mayores erogaciones por concepto de gastos corrientes e inversiones.

En los 12 meses terminados en julio el monto total de inversiones había totalizado $ 25.788 millones, mientras que en los 12 meses finalizados en agosto el guarismo por dicho concepto fue de $ 26.579 millones.

Las erogaciones experimentaron un mayor dinamismo como consecuencia de un mayor stock de petróleo y un nivel más alto de ejecución de inversiones, que especialmente llevó adelante UTE.

En tanto, en los ocho meses del año las empresas públicas en conjunto registraron pérdidas por $ 6.954 millones (US$ 296 millones),

El magro desempeño estuvo asociado a las pérdidas de Ancap, con un resultado negativo de -US$ 199 millones y de UTE que alcanzó a -US$ 173 millones, en el marco de la fuerte crisis energética.

Además, la Agencia de Vivienda tuvo pérdidas por US$ 12,9 millones, la Administración de Ferrocarriles del Estado tuvo un rojo de US$ 4,3 millones, y ANP tuvo pérdidas por US$ 2,5 millones. En contrapartida, Antel tuvo ganancias hasta agosto por unos US$ 91,2 millones en el período analizado y OSE por US$ 4,5 millones.