Gobierno y analistas creen que se frenará la caída del dólar

Desde el BCU se espera que la presión a la baja en el dólar se modere en los próximos meses y que se reduzca la oferta de la divisa en el mercado interno tras el mes de mayor intensidad en la llegada de turistas.

En el primer mes del año la divisa se derrumbó pese a que el gobierno «adelantó» compras que tenía previstas para más adelante, confiaron a El País fuentes oficiales.

Los funcionarios destacaron que el mismo fenómeno se vio en otros países de la región, como Colombia, Chile, Perú y, en menor medida, Brasil y México. «Es probable que en algún momento ceda la caída del dólar (a nivel internacional) porque no se lo va a dejar caer tanto», agregaron.

Algunos analistas consideran que el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCU del próximo viernes debería mantener la tasa de referencia (call money) en 7,25% para no generar más presiones a la baja en el valor del dólar.

En el Central la posición de mínima es mantener la tasa de interés de referencia. Si bien la inflación de enero (0,78%) fue inferior a la del mismo mes del 2007 (1,77%), se considera que sigue siendo un registro alto.

Por otro lado, se cree que no hay un peligro de presión al alza en los activos en pesos porque las tasas de interés locales sean más altas que las internacionales tras las bajas dispuestas por la Reserva Federal.

Si hubiera un exceso de pesos en el mercado por ese desarbitraje en las tasas, los rendimientos de las letras que emite el BCU «tendrían que haber bajado y eso no ocurrió», dijeron fuentes del Central. La mayor presión de pesos se ve más en el mercado inmobiliario y de tierras, agregaron.

¿AJUSTE A LA BAJA? Para algunos analistas, sin embargo, la coyuntura podría hacer necesario incluso aplicar una baja en la tasa de interés de referencia para no seguir presionando al dólar. El economista Adrián Fernández dijo que la diferencia en las tasas locales y las internacionales está jugando en la baja de la divisa. «Lo que importa en última instancia es el diferencial. Es muy fuerte el estímulo que se está produciendo para que los agentes pasen sus portafolios de dólares a pesos», dijo Fernández a El País.

Agregó que «en el próximo Copom estaríamos observando tasas estables en pesos o inclusive la posibilidad de una reducción pequeña». El economista afirmó que con otra decisión, «el estímulo hacia una apreciación del peso sería muy alto, lo que determinaría una caída (del dólar) o que el BCU compre cantidades importantes de dólares inyectando pesos de más en el mercado doméstico».

En eso coincide el economista Javier de Haedo, quien expresó hace algunos días que debería mantenerse la tasa de referencia del BCU o incluso bajarla para no presionar más a la depreciación al dólar.

El economista Jorge Caumont dijo a El País que la profundización en la brecha entre tasas en pesos y dólares a favor de las primeras, «va a atraer inversiones de portafolio en Unidades Indexadas y en depósitos en pesos, lo que presionará a la baja el tipo de cambio».

Caumont señaló que lo más probable es que el Copom mantenga la tasa de referencia en el actual nivel de 7,25%. un firme crecimiento del PIB y un razonable rendimiento exterior».