Golpe de la crisis comenzará a sentirse a partir del segundo trimestre de 2009.

El informe de la consultora económico-financiera Oikos denominado “Panorama económico marzo 2009” y que se divide en diversos focos de atención y comienza por el denominado “marco político” asegurando que “el impacto de la crisis financiera internacional, con algunos meses de rezago respecto de lo sucedido en los demás países, comenzará a reflejarse en su globalidad a nivel nacional a partir del segundo trimestre del año”.
En tal sentido asegura que la caída registrada en el nivel de actividad industrial durante enero de 2009 (-9,1 % en comparación con igual mes de 2008) y del mercado de trabajo anticipan los primeros indicios de la desaceleración.
Asimismo, se destaca el fuerte crecimiento de los últimos años (que generan un efecto arrastre en el primer trimestre del año), la “relativa recuperación en el precio de los commodities” (por encima del nivel histórico), la recuperación salarial (que contribuye a mantener el nivel de consumo interno) y el sostenido nivel de inversión durante el pasado año, han permitido ese “rezago” de los impactos exógenos al país.
Según explica Oikos en el documento “esta realidad ha generado distintas visiones respecto del impacto y la profundidad de la crisis a nivel doméstico lo que se tradujo en un intercambio de opiniones y propuestas por parte de empresarios, trabajadores y el gobierno”. En tal sentido, se remarca la diferencia de diagnóstico del gobierno, que opina que “los mayores impactos recaen sobre los sectores transables de la economía (exportadores) no siendo generalizados al resto de la economía”, respecto a los empresarios que tienen una visión “más pesimista y consideran que el impacto de la crisis es más profundo y generalizado. De momento el gobierno ha ejecutado medidas apuntando al sector exportador en tanto que los empresarios reclaman medidas más generales, como la “reducción temporal de aportes a la Seguridad Social, tarifas diferenciales de UTE para los grandes consumidores y un tipo de cambio que asegure la competitividad, entre otras medidas”.
En cuanto al tercer involucrado en la discusión, el informe señala -que los “trabajadores consideran que la crisis debe de ser analizada en forma sectorial dado que los impactos son diferenciales por sector y por ello se orientan a. conformar ámbitos de discusión tripartita, con el objetivo de buscar soluciones a medida y minimizar el impacto en el empleo y los salarios”.
A modo de conclusión el informe señala que “en este contexto de diversidad de análisis y propuestas se debe transitar a través del diálogo, la instrumentación de medidas rápidas y efectivas y considerando las herramientas existentes (“Cláusulas de Salvaguarda” acordadas en los Consejos de Salarios)”.
“En opinión de Oikos las medidas deberían basarse en el estudio sectorial de las ramas de actividad afectadas, con énfasis en aquellas que absorberán el mayor impacto negativo (sector transable principalmente)” advierte el informe.
Sobre este aspecto señala que “los empresarios deberán comprender que no todos sus reclamos tendientes a recuperar la competitividad podrán ser satisfechos y deberán admitir medidas complementarias” y que “los trabajadores deberán aceptar la inconsistencia de los acuerdos logrados en los Consejo de Salarios con la coyuntura económica actual, para lo cual será necesario una flexibilización de las pautas acordadas en pos de no incrementar los costos de producción y por ende mantener la competitividad y los puestos de trabajo”.
Por último señala que el Estado debe “orientar su accionar en medidas sencillas, de rápida aprobación y promulgación. Será necesario instrumentar y divulgar un calendario de aplicación de las medidas de forma de informar a los agentes económicos para’ mantener la confianza y reducir la incertidumbre”.

Ningún superplan

El documento de la consultora también se refirió al paquete de medidas -anunciadas por el Gabinete Productivo el pasado 19 de marzo para paliar los efectos de la crisis, asegurando que las mismas tienen “un sesgo orientado a mantener el empleo y fortalecer las capacidades productivas sectoriales, y en el marco de la responsabilidad fiscal y del mantenimiento de los equilibrios macroeconómicos alcanzados”.
Agrega que las medidas no son de carácter general sino que apuntan hacia los sectores que hasta el momento han sido los más afectados por la crisis internacional (textil, vestimenta, cuero y automotriz) y busca preservar la mayor cantidad de puestos de trabajo de manera de no debilitar las redes sociales desarrolladas a través de los diferentes planes de contención social (Plan de Emergencia y Equidad, Ingreso ciudadano, entre otros).
El documento señala que las medidas anunciadas “tienen la dirección correcta, aunque reflejan una escasa intervención del Estado como sería lo ‘necesario’ en estas circunstancias”.
A modo de resumen sostiene que “las medidas anunciadas y en etapa de implementación no conforman un ‘Superplan’ como las aplicadas en los países desarrollados y, más cercanamente, en Brasil”.
A su vez se observa que la implementación excederá la fecha anunciada “pues se corresponden con acciones que requieren su análisis, planificación y negociación, puntos todos sobre los cuales aún no se ha avanzado”. Asimismo agregan que “las medidas que contienen acuerdos internacionales requieren de un inmediato planteo en las organismos competentes de forma de reducir los tiempos y que su implementación se efectivice lo antes posible”.
“La efectividad de las medidas propuestas dependerá de la eficiencia con que se realicen los procesos involucrados y de los síntomas que se continuarán manifestando en la economía. Basados en la idiosincrasia de las instituciones y el presente año electoral, existe una alta probabilidad de que los tiempos requeridos excedan los óptimos con lo cual la demora contribuirá a agravar la situación”, sintetiza el informe.

Precios, ingresos y tipo de cambio

Respecto a los precios de la economía el documento señala que habida cuenta de “que el objetivo inflacionario continúa siendo la prioridad del gobierno, Oikos estima que a partir del segundo trimestre del año, los precios minoristas se encauzarían dentro del rango establecido por el Banco Central del Uruguay (BCU)”.
Ello permitirá al mismo tiempo un afloje en la intervención de la autoridad monetaria para detener el ala del tipo de cambio por lo que proyectan que la divisa estadounidense , cerrará 2009 en $26,20.
En cuanto a los ingresos, la consultora pronostica un incremento real de los salarios (públicos y privados) cercano al 4%.

Sector financiero

En lo que respecta al sector financiero, el documento destaca el aumento de los activos de reserva que totalizaron U$S 6.672 millones en febrero de 2009, pese a las Ventas Netas de Divisas en el mercado de cambio local para detener el alza del tipo de cambio.
En tal sentido se pronostica que durante 2009 las reservas continuará con “la tendencia ascendente” aunque a un “ritmo menor” y con “oscilaciones”.
Respecto al riesgo país, Oikos asegura que la “inestabilidad reinante aun en los mercados financieros internacionales llevará a que el riego país, medido a través de este índice, se presentará oscilante durante 2009, sin alzas ni bajas sustanciales”.

Tasas de política monetaria

Sobre este punto-el documento señala que el “control inflacionario continúa siendo la prioridad del gobierno (lo cual aún no puede darse como logrado) mientras que a nivel internacional se buscar salir rápidamente del estado de recesión que aqueja a la mayoría de las economías del mundo”.
En cuanto a las finanzas públicas se sostiene que “el significativo deterioro del resultado primario se traduce en un déficit global que alcanzó el 1,6% del PBI a enero 2009, mientras que a igual mes del año anterior era de superávit (0,8%)”.
“Proyectando la continuidad de un mayor crecimiento de los egresos públicos que los ingresos, Oikos pronostica un cierre 2 009 con un déficit global de 2% del
PBI, superior a la meta del gobierno (1 %), a pesar del plan de reducción del gasto del 5% definido por el equipo económico de gobierno”, sostiene.
Atendiendo a esta situación y “como forma de financiar el déficit referenciado anteriormente, el gobierno emitirá Bonos del Tesoro en moneda extranjera en la plaza financiera local por U$S 250 millones.

Aumento del desempleo

Respecto al nivel de actividad se espera un deterioro del mismo, y se asegura que “no debe llamar la atención el incremento de solicitudes de seguro de desempleo de estas ramas (textiles y curtiembres particularmente).
Al mismo tiempo se informa que la demanda de trabajo (medida a través de la tasa de empleo) en todo el país cayó a 58,7% de la Población en Edad de Trabajar (PET) en el primer mes de 2009 frente al 59,4% del mes anterior. Sin embargo, esta medición está influenciada por la creación de puestos de trabajo temporales con motivos de la actividad comercial por las fiestas de fin de año.
Frente a igual mes de 2008, la tasa de actividad se sitúa superior en casi dos puntos porcentuales.
Por su parte, la oferta de trabajo (medida a través de la tasa de actividad) se mantuvo incambiada frente al mes anterior (63,7% de la PET). La tasa de desempleo en enero 2009 se situó en 7^8% de la Población Económicamente Activa (PEA) lo que representa un incremento de un punto porcentual. Este registro representa el mayor nivel desde setiembre 2008 en que se evidenciaron continuas reducciones. Si bien se mantiene en niveles históricamente bajos, se debe esperar un incremento del desempleo producto de la baja en la actividad económica”.

Comercio

En lo que refiere al intercambio comercial de bienes, el informe señala que las compras al exterior ascendieron a U$S 406 millones en enero 2009, U$S 214 millones menos que el mes anterior, y U$S 202 millones por debajo que a igual mes de 2008 (reducción del 33,2%). En los últimos doce meses, las importaciones acumuladas en los últimos doce meses sumaron U$S 8.269 millones.
Por su parte, las exportaciones llegaron en el último mes de 2008 a U$S 337 millones, lo que representa un descenso de U$S 76 millones frente al mes anterior y U$S 42 millones frente a igual mes de 2007 (caídas del 16,9% y 10,1% respectivamente).
“En consecuencia el saldo de la balanza comercial de bienes de 2008 cerró con un déficit de U$S 1.640 millones lo que representa el 6,6% del PBI”, agrega el documento.
Oikos en su estudio hizo alusión al viaje del presidente Tabaré Vázquez por la República Popular de China suscribiendo acuerdos comerciales y de cooperación técnica que permitan incrementar los vínculos comerciales
“lo cual toma significativa relevancia al momento de una desacale-ración global generalizada”.
“La suscripción de estos acuerdos y todo estímulo que pueda concretarse desde el ámbito público para incrementar las ventas con ese destino deben ser prioritarias. Máxime considerando que el país asiático deberá lideraría salida de la crisis internacional y posicionarse como el principal motor de crecimiento de la economía mundial” agrega el informe.