Golpes de puños entre senadores e insultos desde las barras

Es que las altas temperaturas hicieron hervir la sangre a más de uno ayer en el Parlamento.

Poco ante de la trifulca entre Alfie y Nicolini, el senador socialista José Korzeniak dijo que la oposición se equivocaba al tildar de “inconstitucional” algunos artículos del proyecto de Presupuesto que la cámara alta se dispone terminar de aprobar hoy.

El senador suplente de la Lista 15 Martín Aguirrezabala –ocupaba la banca de Juan Justo Amaro– tomó la palabra y con ironía dijo que parecía que para hablar de la Constitución había que “pedirle permiso” a Korzeniak.

Alfie respaldó las palabras de su compañero de bancada, provocando un comentario de Nicolini. “Para hablar tenés que saber, gil”, le dijo Nicolini a Alfie. Este reaccionó en caliente: se levantó, caminó unos pasos hacia Nicolini y le pegó dos puñetazos –uno en el rostro y otro en el cuello– que tomaron de sorpresa al senador frenteamplista sentado en su banca.

Nicolini saltó hecho una fiera y respondió con la misma agresividad lanzando varios golpes al cuerpo de Alfie.

Pero para entonces los senadores que estaban más cerca se había levantado para apartar. Primero Héctor Taján (MPP) y luego Aguirrezabala agarraron a Alfie, mientras Rafael Michelini (Nuevo Espacio) y Taján después controlaron a Nicolini.

El tupamaro Eleuterio Fernández Huidobro, que en ese momento presidía el Senado, suspendió la sesión por unos 20 minutos.

Alfie y Nicolini fueron llevados al ambulatorio, donde hubo el primer pedido de disculpa del senador colorado a su colega frenteamplista.

Ya reanudada la sesión, Alfie se disculpó con el resto de sus compañeros públicamente: “Pido disculpas. Realmente fue un acto absolutamente impropio que jamás lo debí de haber hecho. Estoy arrepentido y espero que el cuerpo me disculpe. Además, estoy enojando conmigo mismo por lo que hice. Gracias”.

Inmediatamente, Nicolini se dirigió a la banca de Alfie y ambos se abrazaron en medio del aplauso del resto de los senadores.

Carlos Baráibar (Asamblea Uruguay) elogió el gesto de Alfie de disculparse públicamente y admitir su error.

“Vamos a terminar con este asunto. Todo está bien”, expresó Fernández Huidobro desde la Presidencia del Senado dando por cerrado el incidente y retomando el tratamiento del proyecto de presupuesto.

Alfie se quedó en su banca pensativo, con la mano derecha en la frente y mirando hacia abajo.


COFE. El incidente Alfie-Nicolini estuvo precedido por el desalojo de las barras, colmadas por militantes de la Confederación de Obreros y Funcionarios del Estado (COFE). Estos realizaron ayer una camionada por Montevideo que terminó en el Palacio Legislativo a la hora en que el Senado trataba el proyecto de presupuesto. Los funcionarios insultaron a varios senadores del Frente Amplio y lanzaron volantes con fuertes críticas al gobierno en medio de gritos y golpes a las butacas de las barras.

“Se escucha, arriba los que luchan”, “El pueblo unido jamás será vencido”, “Liberar a los presos por luchar”, fueron algunas de las muletillas que corearon, entre otras más subidas de tono.

“Vividores, nos mintieron, no hubo presupuesto participativo”, gritó desde las barras Carmen Galizzi, presidenta de COFE.