Gran Bretaña choca con Europa

LONDRES | ANSA y EFE

Mientras el Gobierno británico se dispone a anunciar que ha decidido dejar de lado su referéndum sobre la Constitución europea, aumentan en el Reino Unido las presiones sobre el primer ministro, Tony Blair, para que tome el liderazgo y «libere» a Europa de su actual parálisis.

La prensa estima que hoy el ministro de Relaciones Exteriores británico, Jack Straw, anunciará en la Cámara de los Comunes que Gran Bretaña no convocará al referendo previsto en su país para ratificar la constitución de la UE, tras el rechazo de ese texto en Francia y Holanda.

Según indicó el dominical The Sunday Times, que cita fuentes del gobierno británico, el premier Tony Blair tiene previsto «enterrar» la constitución europea, y dejar atrás el debate político sobre ese documento. La decisión resultará sin duda polémica, pues varios líderes continentales, especialmente el presidente francés Jaques Chirac y el alemán Gerard Schroeder, insisten en la importancia de que continúe el proceso de ratificación.

Muchos creen que la crisis ofrece, sin embargo, al Reino Unido, que asume el 1º de julio la presidencia de turno de la UE, la posibilidad de proponerle al continente su propia visión de Europa, aunque no coincidan en cuál deba ser ese modelo.

Para el influyente semanario conservador «The Spectator», ahora que ha fracasado «el modelo francés» de Europa, Londres puede por fin «salvar» al continente presentando el propio como modelo a seguir.

El semanario no deja títere con cabeza: el euro se tambalea, se ha violado el pacto de estabilidad, la economía está estancada, la Política Agrícola Común sólo se sostiene gracias al veto francés y la Política Pesquera está acabando con la pesca y los pescadores.

ENFRENTADOS. El viernes, Chirac y Schroeder se reunieron en Berlín para discutir sobre la crisis constitucional que afecta a la Unión Europea tras el rechazo de la constitución del bloque, y pidieron al resto de los países europeos continúen con el proceso de ratificación de ese documento.

En ese sentido, un portavoz de Downing Street (residencia oficial de Blair en Londres), calificó como «poco sorpresiva» la iniciativa franco-alemana, y aclaró que el punto de vista de Chirac y Schroeder «representa sólo la opinión de dos países, en una Europa que se ha expandido a 25 naciones».

El vocero pidió «cautela» al resto de los países europeos y llamó a esperar al 16 de junio, fecha en que se reunirán en Bruselas los líderes de la UE para debatir sobre la carta magna. Pero pocos referentes en el Reino Unido aguardan que en esa instancia se resuelva continuar con la ratificación de la carta magna: incluso desde el partido británico más europeísta, los Liberales Demócratas, se tachaba ayer de «fanáticos» a quienes siguen reclamando la celebración de la consulta.

Este viernes, una encuesta publicada el popular The Sun, concluyó que un 72% de los británicos rechazaría la constitución europea, si se realizara un referendo sobre ese tema en el país.