Greenpeace le soltó la mano a la protesta de Gualeguaychú

La asamblea ambiental de Gualeguaychú decidirá hoy cuáles serán las nuevas “misiones secretas” que realizará en territorio uruguayo.
E l gobierno de Tabaré Vázquez levantó ayer el cierre de los puentes Paysandú-Colón y Salto-Concordia. El único que permanecerá cerrado es el de Fray Bentos-Puerto Unzué. El canciller Reinaldo Gargano dijo ayer en Bella Unión que se “cerrarán todas las veces que sea necesario”.

El objetivo de los asambleístas de Gualeguaychú seguirá siendo llegar al balneario Las Cañas, dijo ayer a El Observador Edgardo Moreira, uno de los líderes ambientalistas de Gualeguaychú.

El gobierno municipal de Río Negro dispondrá de dos “peajes” a la entrada del lugar de descanso, situado a 10 kilómetros de Fray Bentos. Como forma de desestimular la presencia piquetera, se cobrará $ 1.000 por día y por persona a los ciudadanos argentinos.

La asamblea ambiental de Gualeguaychú decidirá hoy algo más que excursiones a territorio uruguayo. Moreira dijo que harán un control propio independiente al que realizarán expertos de la Universidad de Buenos Aires en la cabecera del puente San Martín.

La vigilancia, dijo Moreira, consistirá en el campamento a realizarse en la Isla Inés, ubicada a 1.500 metros de Botnia


Cristina y Finlandia. Dijo Moreira que ya lograron juntar un centenar de lanchas que realizarán “trabajos” para los ambientalistas de Gualeguaychú. “Las lanchas están, ahora necesitamos personas idóneas para manejarlas”, agregó.

Respecto al campamento de Isla Inés, estará pronto en unos dos meses. Contará con todas las comodidades, inclusive Internet. Desde allí se van a monitorear todos los movimientos de Botnia.

Los ambientalistas vigilarán todo el río Uruguay, desde Fray Bentos hasta la terminal de Nueva Palmira, desde donde Botnia realizará las exportaciones hacia Europa y China. “Los puntos de vigilancia de las barcazas serán mutantes”, dijo Moreira.

Los dirigentes de Gualeguaychú han tendido redes para conseguir una entrevista con la presidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner. “Será antes de fin de año”, dijo el líder de la asamblea ambiental.

Pero la campaña nacional e internacional no quedará allí. Un equipo de ambientalistas piensa viajar a Finlandia para informar a las autoridades del gobierno finés y a la opinión pública sobre la actividad de Botnia en Uruguay. La misión propagandística será en el primer trimestre de 2008.


“Industrias blancas”. El director de Greenpeace Argentina, Juan Villalonga, calificó hoy de “lamentable” la metodología del corte de puentes internacionales con Uruguay que practican los habitantes de Gualeguaychú, en protesta por la instalación en ese país de la planta de celulosa de Botnia.

Para Villalonga, esa práctica de protesta “es una medida indirecta que termina perjudicando a gente que nada tiene que ver con el conflicto”. Villalonga explicó que Greenpeace “se caracteriza por realizar acciones directas no violentas para afectar o señalar algo que no debe realizarse”. “Lo que es lamentable es que en la Argentina el corte de ruta se ha hecho la herramienta por excelencia para que la gente pueda acercar su preocupación”, afirmó a ANSA.

Las declaraciones del director de Greenpeace confirman el distanciamiento con los asambleístas de Gualeguaychú. Las diferencias surgieron a mediados del año pasado, cuando Greenpeace sugirió aceptar las llamadas “industrias limpias”, definición que incluía a la planta de Botnia, ante la evidencia de que ya era imposible detener su construcción.

Hasta entonces, militantes de Greenpeace hicieron de cepos humanos contra camiones de Botnia o se encadenaron al puerto privado de la empresa y coordinaron la aparición de la reina del Carnaval de Gualeguaychú, Evangelina Carrozo, ante los presidentes de la cumbre Unión Europea-Latinoamérica en Viena, con un cartel que decía “No a las papeleras contaminantes”.