Gremiales en guardia ante una rendición generosa para 2009

Con un 2008 «más jugado» la preocupación está en los coletazos que podría recibir la economía desde el exterior durante el año electoral.

Los empresarios quieren conocer más detalles de los planes del gobierno y prefieren creer que el ministro de Economía, Danilo Astori, -que ya se prueba el traje de candidato- seguirá siendo el garante de la estabilidad macroeconómica.

Ejecutivos de varias gremiales empresariales consultados por El País reclamaron al gobierno que aproveche las todavía buenas condiciones macro para alcanzar un superávit fiscal y así resguardar a la economía de una desmejora de las variables internacionales.

Esta semana funcionarios del Ministerio de Economía dijeron a El País que la próxima Rendición de Cuentas será «más generosa» que las anteriores porque «hay más disponibilidad» para gastar. A pesar que los empresarios esperan a las definiciones públicas para realizar una evaluación acabada, desde ya hay temores por una mayor expansión del gasto.

El presidente de la Cámara de Industrias, Diego Balestra señaló que si bien la gremial aún no tomó posición sobre la futura Rendición de Cuentas, sí están «preocupados por el incremento del gasto». Balestra apuntó a que «en la medida que la situación internacional se revierta dejaría una estructura de gastos muy pesada». En la medida que la Rendición sea generosa, «se incrementa la preocupación», expresó el industrial.

La asesora de la Cámara de Comercio y Servicios, Dolores Benavente, también expresó su preocupación porque «todo el gasto corriente está creciendo a tasas superiores al Producto Interno Bruto, con componentes que son muy inelásticos». «No son por una vez como el Plan de Emergencia sino que son más permanentes», advirtió.

Benevante cifró su esperanza en que «no se haga lo que es histórico». «En general los gobiernos, salvo el de (Jorge) Batlle -porque veníamos de la crisis- gastan mucho más en el último año». Pero, «tengo confianza que no sucederá», dijo.

El presidente de la Asociación Rural (ARU), Guzmán Tellechea, señaló que «si hay un componente fiscal bueno debería aprovecharse para hacer políticas anticíclicas y las inversiones necesarias en lugar de llevar toda la mejora de la economía a gasto».

Tellechea ya había advertido al gobierno sobre este punto en el cierre de la ExpoPrado 2007. Luego de recibir el consejo del titular de Ganadería, José Mujica, de invertir más y gastar menos, el presidente de la ARU le pidió al gobierno que hiciera exactamente lo mismo. «Esa misma prudencia creemos debería tener el gobierno», disparó entonces Tellechea.

Si bien elogió el reperfilamiento de deuda del gobierno, el dirigente dijo que se debería haber aprovechado la buena situación y haber cancelado más deuda. Si no se aprovecha el «auge» para reducir pasivos y se sube el gasto «cuando tenga un momento malo» el país va a estar «muy complicado», dijo con lógica empresarial.

escenario 2009. Desde el sector financiero se coincide con la visión de sus colegas. Fuentes gerenciales de los bancos privados dijeron a El País que se ve con «preocupación» que se sigan expandiendo los egresos en un contexto en el que la economía local podría recibir algunos de los coletazos de la desaceleración global.

«Sería un momento para tomar una política más conservadora del gasto», dijo a El País el gerente general de una institución internacional.

Pero esa no parece ser una preocupación para el gobierno. Si bien en Economía se reconoce que el contexto internacional es menos benigno que el previsto, se entiende que no habría efectos sobre Uruguay. «Parecería que no (está afectando al país la situación externa). No vemos problemas en ese sentido», comentó una fuente.

Mientras los banqueros consideran que el primer semestre de 2008 seguirá dando «buenas noticias» para el gobierno, su preocupación está en lo que pase sobre fines de año y principios de 2009.

El flujo de capitales continúa pero existiría más cautela, se especula en los bancos. En estos momentos tanto las instituciones financieras como las empresas que piden crédito están más expectantes y cautas que unos meses antes, dijeron los ejecutivos financieros.

Expectantes. Dirigentes y asesores empresariales prefieren creer que Economía no pondrá en juego los equilibrios macro.