Gremios y empresarios afinan estrategias

Diego Ferreira

El nuevo gobierno prevé iniciar su primer Consejo de Salarios en el segundo semestre de 2010. Rumbo a esa instancia, el Ejecutivo convocaría al Consejo Superior Tripartito, que integra junto a empresarios y trabajadores, para el mes de mayo.

Los gremios asistirán a esta nueva ronda sin la urgencia y la ansiedad de años anteriores, cuando los efectos de la crisis de 2002 provocaron una sustancial pérdida de masa salarial. Ya superada esa etapa, se admite en el propia central sindical que la recuperación salarial no será la preocupación esencial en 2010.

El primer contacto de las partes se producirá después de Semana Santa, había informado el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, luego de la reunión del jueves pasado con el Pit-Cnt, encuentro del que también participó el titular de Trabajo, Eduardo Brenta.

En esa entrevista, los representantes del gobierno plantearon que «probablemente» se convoque en mayo al Consejo Superior Tripartito, explicó el coordinador del Pit-Cnt Fernando Pereira.

No obstante, la fecha definitiva dependerá de las definiciones de esa primera reunión prevista para después de Semana Santa (del 28 al 31 de marzo), aclaró Pereira.

El 2010 es el año en que vence la mayoría de los convenios salariales: los públicos y los privados (éstos últimos se dividen mayoritariamente en dos tandas: 89 en junio y 117 en diciembre).

Pereira adelantó que la discusión del Presupuesto Quinquenal obligará a que el sector público deba negociar los salarios en breve; de hecho afirmó que la discusión comenzará en mayo.

El nuevo gobierno procura ir definiendo las reglas de juego de la futura negociación en el sector privado.

Lorenzo adelantó que esta negociación debería contar con un marco «flexible». En la ronda pasada (2008), el gobierno presentó a las partes dos fórmulas de negociación a las cuales debían ajustarse empresarios y trabajadores.

El asesor de la Cámara de Comercio Juan Mailhos recordó que en esa última ronda «se terminaron imponiendo acuerdos salariales con una realidad externa de crisis que le generó muchas dificultades al sector empresarial». Los privados sostienen que los ajustes derivados han complicado la sustentabilidad de las pequeñas empresas.

Los primeros contactos, después de Semana Santa, servirán para que el Poder Ejecutivo le plantee a los representantes sindicales y empresariales un diagnóstico sobre «la situación económica del país» y a su vez «para comentar lo que ellos creen que será la arquitectura de la negociación», dijo Pereira.

El ministro de Economía había adelantado que el primer encuentro será a efectos de dialogar sobre «el nuevo marco legal y las nuevas condiciones que van a estar orientando la negociación colectiva».

Luego, el Consejo Superior Tripartito se instalará para precisar «la ingeniería» (el arranque y los lineamientos) de la negociación, la cual se prevé que se desarrolle en la segunda mitad del 2010, apuntaron los sindicalistas consultados por El País, citando a los ministros.

tiempos. La negociación colectiva bajo el gobierno de Mujica se dará sobre la base de lo hecho por la administración de Tabaré Vázquez, la cual reinstaló los Consejos de Salarios luego de 15 años.

La primera ronda salarial del pasado período fue en mayo de 2005. La mayoría de los convenios tuvo una duración de un año (97%) y siguió las pautas fijadas por el gobierno (93%).

La falta de experiencia del Ejecutivo, los sindicalistas y los empresarios dilataron la negociación, la cual estuvo marcada por el «fuerte enfrentamiento» entre empresarios por un lado y trabajadores y gobierno por otro, señala el informe 2005 del Programa de Relaciones Laborales de la Universidad Católica. Esa rispidez dio el tono de las relaciones laborales a lo largo de los últimos cinco años.

Desde el empresariado se espera ahora una negociación menos corrosiva.

Mailhos recordó que las rondas bajo la administración de Vázquez fueron «larguísimas y desgastantes».

Explicó que a veces la dilación puede generar tensión entre las partes. El factor tiempo es clave, según el empresario, pues «muchas veces esto es como en la cocina, la receta se quema» si se pasa de horno.

Sin negociación salarial de por medio (en 2008 el Poder Ejecutivo estableció que en el año electoral no se convocaría a los Consejos), el 2009 mostró un nivel de conflictividad a la baja, según registró la Ucudal.