Grupos comienzan a cerrar acuerdos cuando se agota el plazo del gobierno

Las negociaciones de los Consejos de Salarios comienzan a mostrar resultados definitivos, mientras el gobierno aumenta la presión para que se consoliden acuerdos entre empresarios y trabajadores.
Si bien hay pocos grupos con negociaciones cerradas, en varios se mantienen altas tasas de preacuerdos sujetos a la homologación de las respectivas asambleas gremiales, lo que permite avizorar que al viernes de esta semana se cumpla con las expectativas del gobierno, de sellar la mayoría de las negociaciones.
Al inicio de la semana, el ministro de Trabajo, Eduardo Bonomi, anunció que este viernes será fecha límite para las negociaciones salariales, aunque este es el segundo ultimátum dado por el gobierno en lo que va del mes.
No obstante ello, en comparación a la anterior, esta semana ha sido prolífica en resultados: ya hubo acuerdos en los subgrupos de cine e industria veterinaria y en el grupo de hoteles, restaurantes, bares y parrilladas.
En tanto, fuentes de Cambadu confirmaron a Ultimas Noticias que ayer cerró negociaciones en Colonia el grupo 7, de hoteles, restaurantes, bares y parrilladas, y para hoy se espera que la industria culmine las negociaciones del grupo 1, de alimentos, bebidas y tabaco.
Pero este éxito no se extiende a todos los sectores. Donde hay problemas es en el sector del transporte de carga, donde la diferencia en las propuestas salariales de las partes fueron insalvables desde el comienzo.
Fuentes del sector indicaron a Ultimas Noticias que las desinteligencias alcanzan a los salarios que se pagan a los choferes, tanto de transporte de carga nacional como internacional.
“Si pagamos lo que reclama el sindicato, tendremos que subir los costos de los fletes, y así quedaremos fuera de los precios del Mercosur”, confió a este diario un directivo de la Intergremial de Transporte de Carga que pidió el anonimato.
Para mañana se ha programado un encuentro definitorio en el Ministerio de Trabajo, con las partes involucradas en este grupo, pero no se avizoran salidas para las diferencias planteadas. Las posiciones entre empresarios y trabajadores dentro de este grupo son tan distantes, que nunca se pudo avanzar en las conversaciones, y en consecuencia hay pocas expectativas para la reunión.
Otros grupos donde se avizoran desacuerdos es en la pesca, la industria gráfica y en el de textiles, particularmente dentro del subgrupo de la vestimenta, los cuáles podrían ir a un laudo final fijado por el gobierno.