Guía práctica para la gestión de la Propiedad Intelectual

Sin embargo, ¿cuántas empresas realizan procedimientos equivalentes para supervisar y contabilizar su propiedad intelectual? Y, habida cuenta de que el verdadero valor de una empresa suele quedar claramente excluido de su balance, ¿representa eso un engaño para los inversores, accionistas, eventuales compradores y analistas de mercado? Asimismo, ¿se están perdiendo oportunidades de lograr el máximo beneficio posible y cómo incide eso en la obligación de “diligencia debida” del Director y el Director Ejecutivo de la empresa?

A continuación se enumeran cinco motivos por los que es fundamental que todas las empresas entiendan y tengan en cuenta el valor que encierran esos “activos intangibles” que solemos denominar propiedad intelectual (P.I.):

  1. cumplir con las obligaciones de “diligencia debida” en la contabilidad y la presentación de informes;
  2. potenciar los activos que se poseen y no se utilizan;
  3. entender mejor el mercado y el valor de mercado de la P.I.;
  4. reducir la utilización no autorizada de la P.I. por los competidores y los imitadores y evitar la utilización no autorizada de la P.I. de terceros;
  5. sentar las bases de una cultura empresarial fundada en la innovación, la presencia de la marca y el diseño.

La gestión de la P.I.: del vagón de cola a la locomotora

Una vez que hemos tomado conciencia de la importancia de contar con una estrategia de gestión de la P.I., ¿qué medidas prácticas podemos tomar para poner en marcha una estrategia duradera? He aquí 10 pasos que harán que su P.I. pase del vagón de cola a la locomotora:

Medida 1: asegurarse de que cada empleado, desde el Director Ejecutivo hasta quienes atienden al público, pasando por el Director Financiero y la Junta de Directores esté en conocimiento de la importancia estratégica de la P.I. y que ello figure en su contrato de trabajo.

Medida 2: asegurarse de que hay una persona, un departamento o un bufete de abogados de patentes encargado de preparar y mantener auditorías de P.I. y presentar informes a la Junta.

Medida 3: poner en marcha un programa de educación en toda la empresa para que se entienda la importancia de la P.I. Ese programa debería incluir los departamentos contable, jurídico, de ventas, de comercialización y publicidad, los distribuidores, los departamentos de I+D y todo consultor externo. Podrá parecer extraño, pero establecer un día dedicado a la P.I. en la empresa es una excelente manera de promover las marcas y las tecnologías y fomentar una cultura que dé lugar a formas más lucrativas de explotar la P.I.

Medida 4: establecer un valor contable para toda la P.I. de la empresa, informando acerca de ese valor.

Medida 5: agendar las fechas de vencimiento y renovación de todos los títulos de P.I. y considerar la posibilidad de contratar servicios independientes de supervisión e información.

Medida 6: enunciar claramente las fechas de vencimiento de las patentes importantes que puedan tener incidencia negativa en las ventas de productos de base; formular planes de emergencia.

Medida 7: proteger sólidamente las marcas de la empresa y su utilización adecuada.

Medida 8: controlar los pagos de regalías y las licencias tomadas y concedidas, para asegurarse de que se pagan y se reciben las regalías correspondientes. Aunque sorprenda, un gran número de empresas pagan licencias por tecnologías que no han sido renovadas o han vencido.

Medida 9: realizar una auditoría completa de toda P.I. de la empresa, valuarla y atribuirle grados de importancia. Esto puede generar importantes corrientes de ingreso a partir de la P.I. que no se estaba utilizando.

Medida 10: solicitar asesoramiento independiente a un bufete de abogados de patentes y a un asesor en P.I. acerca de la gestión y la observancia de la P.I. Ese asesoramiento servirá, por ejemplo, para decidir si solicitar o no patentes o marcas en el exterior y analizar la disponibilidad de las mismas antes de expandir líneas y marcas de productos o de participar en empresas conjuntas o realizar actividades de transferencia de tecnología.