Habilitar dragado de canal Martín García es el primer gesto argentino

El primer paso concreto que se podrá palpar será la firma, el 3 de mayo en Buenos Aires, del llamado a licitación para el dragado del canal que permite la navegabilidad hacia puertos uruguayos, informaron a El Observador fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores cercanas a la negociación bilateral.

Sin embargo, en lo comercial por ahora no hay ninguna señal concreta y todas son promesas. El gobierno de Mujica esperaba para antes del miércoles un gesto que destrabe las licencias no automáticas que aplica la administración de Cristina Fernández de Kirchner de manera proteccionista. Por ahora, sigue a la espera.

Mujica había dado varias señales de acercamiento -con YPF, las Malvinas, aceptando restricciones al comercio- y esperaba una movida de Argentina. La situación había llevado incluso al presidente a reunirse con su colega Dilma Rousseff en busca de caminos alternativos y para acompañar el crecimiento de Brasil.

Ayer “los temas pendientes” fueron abordados en Montevideo por los cancilleres Luis Almagro y Héctor Timerman (Argentina) en una reunión privada, previa a su participación en una actividad del Centro de Formación para la Integración Regional (Cefir), que inauguró el ciclo de Cátedra Argentina. El primer asunto fue el de las Malvinas.

En ese ámbito, el gobierno, a través de Almagro, dejó en claro que apoya las decisiones “soberanas” de la presidenta Cristina Fernández sobre YPF -que estatizó 51% de las acciones de esa petrolera- y en el reclamo de una mesa de negociación sobre el archipiélago del sur que disputa con Gran Bretaña.

Los cancilleres trazaron “el cronograma de trabajo”, según contó Almagro a la prensa sin profundizar en detalles. “Queda mucho camino por recorrer, pero fundamentalmente los temas más importantes para Uruguay han sido contemplados y esperemos que los avances se concreten pronto”, aclaró.

Una fuente oficial dijo a El Observador que con Argentina “de aquí en más se trabajará a base de resultados y no a declaraciones”.

En su presentación en Cefir, Almagro hizo un resumen del estado actual de las relaciones con Argentina y afirmó que nunca antes se exportó tanto, nunca se recibieron tantas inversiones y nunca antes se recibió a tantos turistas de ese país. De todos modos, enfatizó que espera más. El ministro mencionó el tema de las restricciones y afirmó que se pretende “defender el comercio y cada puesto de trabajo que vale muchísimo”, lo que es “absolutamente prioritario”.

También recordó que el Mercosur tuvo costos altos para Uruguay como la pérdida de 65 mil empleos en la industria y a pesar de ello “no se habló de genuflexión ni de rodillas gastadas que son conceptos que no van en una relación de hermanos. Se habló de integración y de proyectarla profundamente”, dijo.

Timerman -que habló primero- aseguró que “se va a resolver el problema del dragado” y opinó que no ve “tantos problemas con Uruguay”, a pesar de lo que refleja la prensa. Criticó varias veces las versiones de los medios que a su entender no coinciden con la realidad. “Nos quieren hacer creer que estamos mal”, y hoy “la relación es muy positiva con Uruguay y la región, donde estamos construyendo entidades que representan los intereses de los pueblos.El Mercosur no es solo comercial; es más ambicioso”, acotó. Agradeció además la posición política del gobierno uruguayo sobre las islas Malvinas y comentó que Argentina es el único país de América con una ocupación colonialista sin resolver. También cuestionó a España por el planteo de negociar con el Mercosur dividido, algo que Uruguay no acepta. ¿A alguien del Mercosur se le puede ocurrir decir que la UE son todos menos Francia?”, afirmó Timerman.