Habrá cláusulas de salvaguarda como piden empresarios.

La posición del gobierno choca de frente con la idea de la Cámara de Industrias (CIU), que plantea acuerdos con vencimiento a un año para la negociación colectiva que comienza formalmente el 30 de junio. No obstante, en los próximos días algunos grupos comenzarán reuniones informales.

«Tendríamos que estar negociando continuamente», aseveró Brenta en rechazo de la iniciativa de los industriales.

En cambio, el plan del MTSS es similar al de la Cámara de Comercio (CNCS) que no fijó plazos para los convenios y puso mayor empeño en la generación de salvaguardas.
«Comprendemos la preocupación empresarial existente sobre la situación internacional, se deben incluir cláusulas de salvaguarda que permitan considerar aspectos del mismo convenio si se visualizan impactos económicos negativos o positivos», afirmó ayer Brenta en una conferencia del Observatorio del Mercado de Trabajo.

Como consecuencia de la incertidumbre que genera la economía global se prevé la posibilidad de incluir una serie de cláusulas de salvaguarda que se disparen cuando se conozcan cambios positivos o negativos en las condiciones.

En los hechos, si se utilizan las cláusulas de salvaguarda será necesario volver a negociar, según confirmaron fuentes ministeriales, empresariales y sindicales.

Para las partes negociadoras es muy difícil adelantar los detalles de medidas concretas ante cambios en los principales indicadores macroeconómicos.

Brenta destacó el crecimiento del 36,6% del salario real desde 2005, cuando se produjo la reinstalación de los Consejos de Salarios, a la fecha.

Al respecto, mencionó que el incremento económico se verifica en el mercado interno y lo describió como «el cumplimiento del compromiso que asumió el Frente Amplio».

Destacó que una de las razones del incremento es la negociación colectiva. «La recuperación (salarial) responde a las instancias de negociación colectiva y a la demanda del mercado» afirmó Brenta.

Asimismo destacó que el aumento supera al registrado en el sector público.

El secretario de Estado informó que los mínimos históricos de desempleo provocaron que la recuperación salarial se incrementara en un 6,4% en privados (últimos 12 meses) mientras que en el sector público fue de 2,8%.

De acuerdo a los datos presentados por Brenta y la economista María José González, entre enero y abril de 2012 el poder de compra de los trabajadores creció un 5,5%, mientras que en los últimos doce meses el salario real creció un 4,75%.

Según explicó González, el incremento en el salario real determinó que en 2010 se alcanzara el nivel de 1999-2002. En tanto que en los últimos dos años se llegó al nivel salarial del sector privado de los últimos años de la década de 1970.

La economista González agregó que se espera que en el corto y mediano plazo se mantenga la tendencia alcista de los salarios privados.

El fenómeno de crecimiento no se estaría reproduciendo en el sector público ya que no se estarían verificando los mismos factores que impulsan el crecimiento en privados.