Hay dos fórmulas para evitar impacto de IRPF en aguinaldo.

La Dirección General Impositiva (DGI) y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) evalúan dividir entre los 12 meses del año las retenciones del impuesto que debe hacerse a cada trabajador por el aguinaldo o, en su defecto, que el descuento para el IRPF se haga en el mismo aguinaldo y no al mes siguiente.

A su vez, la DGI tiene decidido emitir una resolución para que el próximo ajuste por los consejos de salarios –retroactivo a julio– no se acumule en un solo mes y provoque un salto hacia las franjas superiores del IRPF que pagan más.

El Ejecutivo también evalúa, para el caso de tributar por núcleo familiar, la forma de librar a los trabajadores de tener que revelar ante sus empleadores lo que gana su cónyuge o concubino en otro empleo. El objetivo es preservar la “privacidad” de los empleados, explicó a El Observador el director general de rentas, Nelson Hernández (ver apunte).

Aguinaldo. Las dos opciones que evalúa el gobierno respecto a la forma de gravar el aguinaldo con el IRPF buscan evitar lo que ocurrió en julio pasado. Entonces, al sumar este ingreso extra al salario, los trabajadores vieron cómo incrementaron sus descuentos por concepto del Impuesto a la Renta.

El PIT-CNT y varios sectores del Frente Amplio (FA) advirtieron del perjuicio que provocó en el bolsillo de los trabajadores y la sorpresa que generó la imprevisión de un descuento mayor.

Los legisladores del Frente le pidieron el lunes pasado al ministro de Economía, Danilo Astori, que modifique la forma en que se grava el aguinaldo. Astori se comprometió a buscar una fórmula distinta, aunque advirtió que como sea el aguinaldo seguirá pagando IRPF.

Hernández explicó a El Observador que en julio pasaron dos cosas. Por un lado, al sumar el aguinaldo al sueldo, los ingresos de un trabajador subieron de franja y fueron gravados con una alícuota mayor a la habitual, descontándose más dinero del que venía aportando en los meses anteriores.

Además, el beneficio del aguinaldo se cobró en un mes (junio) pero el descuento se hizo todo en julio, tomando por sorpresa a los trabajadores.

Una de las soluciones evaluadas por estas horas entre la DGI y el MEF pasa por sumar el aguinaldo al sueldo a los efectos de calcular el IRPF, pero dividir entre doce las retenciones que corresponden particularmente al aguinaldo. De esta forma el trabajador tributará por el acumulado, pero no todo junto en julio, sino repartido en doce meses.

La otra solución pasa por descontar el aporte al IRPF en el mismo recibo que se paga el aguinaldo. Así se evita que todo el aporte acumulado al impuesto recaiga en un solo mes.

Consejos de salarios. El próximo ajuste a los sueldos por los consejos de salarios se resolverá a más tardar en octubre, pero al ser retroactivo a julio, acumulará todo el incremento en los recibos de noviembre. Ello podría hacer saltar de franja de ingreso para la tributación del IRPF.

Para evitar esto la DGI tiene previsto emitir una “simple” resolución, explicó Hernández, para que el cálculo del Impuesto a la Renta también se divida en los meses anteriores como si se hubiera cobrado en el momento el ajuste. Con la liquidación anual del IRPF se haría el ajuste de los anticipos. También el PIT-CNT había alertado de esta situación que podía provocar sorpresas para los trabajadores. El Ministerio de Trabajo sugirió a los empresarios anticipar el aumento, pero eso fue rechazado.