Hay equipos de control ambiental en las cinco chimeneas de la pastera

La empresa Botnia instaló equipos de monitoreo en sus cinco chimeneas y conductos de efluentes hacia el río Uruguay para reunir información sobre los residuos líquidos y gaseosos, cuya información será transmitida en tiempo real a la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama).
Esa repartición oficial, a su vez, revisará periódicamente esos equipos encargados de medir los residuos derivados de la producción de pasta de celulosa de la planta de Botnia.

Además de ello, la Dinama controlará la calidad del aire en Fray Bentos a través de una estación que será operada por técnicos del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU). También instaló sus propios puntos de monitoreo en el río Uruguay, en total 15, para medir la calidad del agua. La empresa finlandesa también utilizará tres estaciones con el propósito de monitorear el río de la discordia.

La empresa está obligada a transmitir a la Dinama todos los datos recogidos respecto a los residuos que produzca la planta que empezó, desde ayer, a producir pasta de celulosa.

Según informó a El Observador la directora de Control Ambiental de la Dinama, Silvia Aguinaga, los controles se realizarán sobre los gases, efluentes y residuos sólidos industriales.

Por un lado estará el autocontrol de Botnia bajo la mirada de la Dinama, por otro los que estarán a cargo de la repartición oficial. Además, la Comisión de Seguimiento de Fray Bentos –integrada por varios representantes del gobierno nacional, departamental y la sociedad civil– seguirá de cerca el tema medioambiental con datos que le proporcionará el Ministerio del ramo.


Gases y efluentes. En lo que respecta al monitoreo de los gases que expide la planta, están previstos controles continuos y puntuales sobre los valores de concentración en boca de las cinco chimeneas instaladas dentro de la envolvente de hormigón (ver infografìa).

También se prevén controles de calidad del aire; la Dinama instaló una estación en las cercanías del balneario Las Cañas desde la que técnicos del LATU contratados por esa dirección miden los siguientes valores: TRS (azufre totales reducidos), material particulado, SO2 (anhídrido sulfuroso), y NOx (Oxidos de nitrógeno). Por su parte, Botnia instaló una estación de control propia, sobre la margen del arroyo Yaguareté; y los datos que surjan de allí se enviarán a la Dinama.