Herreriso promete abatir impuestos al sector productivo y los trabajadores

En un extenso documento que hoy será dado a conocer públicamente y al que tuvo acceso este medio, el Herrerismo plasmó su propuesta de gobierno. Dividido en 27 capítulos, el trabajo elaborado por técnicos herreristas recoge las metas y acciones para todas las áreas de la vida del país.

El Herrerismo plantea la reducción de la carga fiscal como «factor clave» de la reactivación económica y el rediseño del sistema tributario basado en los principios de simplicidad, eficiencia y equidad, tomando en cuenta el papel fundamental del contribuyente.

En lo estrictamente impositivo, el sector plantea eliminar el Impuesto a las Retribuciones Personales, derogar impuestos de baja recaudación recreando un sistema de pocos pero eficaces impuestos; eliminar el Cofis; aprobar un programa de abatimiento gradual de las tasas de IVA, en función de la recaudación; reducir la carga tributaria de los combustibles permitiendo que los consumidores se puedan beneficiar de la ampliación de la matriz energética, en especial del gas natural; exonerar de Iric durante 5 años a las exportaciones, sustituyendo el sistema de devolución de impuestos a las mismas; sustituir la tributación de las Pymes de cuota fija por retenciones en sus compras de bienes y servicios; crear Juzgados de jurisdicción tributaria y rebajar un 10% los tributos que se paguen conjuntamente con cuenta de UTE para las personas físicas y las empresas de reducida dimensión.

También se propone un plan «antievasión» consistente en: a) información cruzada de Aduana, BPS, DGI, intendencias; b) tarjeta del contribuyente para control de IVA comprado y vendido; b) disolución de empresas sin actividad mediante el pago de aporte ficto; c) premio a buenos pagadores de BPS y DGI que demuestren diez años de pagos regulares.

En cuanto a sectores, se anuncia que el agropecuario «será concebido como un conjunto económico complejo que integra empresas de diferente tamaño y especialización y que se enfrenta a una demanda cada vez más precisa y especializada en donde los consumidores incorporan nuevos requerimientos como el respeto por el medio ambiente, la seguridad alimenticia, la certificación de origen y la trazabilidad de cada uno de los componentes, realizando controles efectivos del producto final».

Se anuncia impuesto único al agro: Renta real, con pagos de Imeba a cuenta; adecuación inmediata del salario mínimo del trabajador rural; liberar la importación de combustibles; rebaja de tarifas eléctricas por mayor consumo de uso rural; reformulación y adecuación del sistema de crédito reestructurando deudas a largo plazo; fomento de la integración de las cadenas agroindustriales; aumento de salarios rurales; creación de nuevas formas societarias; sustitución del 1 % a la venta de semovientes, por tasa que grave el transporte de camiones con destino a los municipios.

En materia de política industrial, se compromete el abatimiento de la carga fiscal; pago diferido de impuestos a la compra de bienes de capital; rebaja del precio de los combustibles y de la energía eléctrica; utilización de los mecanismos de defensa de la producción nacional autorizados por la Organización Mundial de Comercio (OMC) y revisión de la ley de accidentes de trabajo procurando disminuir el aporte de las empresas y mejorar la indemnización para el trabajador. También la eliminación monopolio de seguro de accidentes de trabajo y legislar para que aspectos de salud curables se traten a través de Disse y las incapacidades a través de BPS.

LEY URGENTE
El Herrerismo se compromete a enviar al Parlamento el 5 de marzo de 2005 un proyecto de ley con un mensaje de urgente consideración que incluye buena parte de las propuestas realizadas en su programa. Entre ellas la derogación del IRP; rebaja de ciertos impuestos por pago con factura de UTE; rebaja IVA para paquetes turísticos por pago adelantado y fijación de la contribución rural en función de Coneat.

A efectos de potenciar la actividad económica, se planteará la eliminación de feriados, la desmonopolización de seguros de accidentes de trabajo y la simplificación y mejora de los requisitos legales para facilitar el crecimiento del trabajo juvenil.

El texto incluirá modificaciones para favorecer la situación de los pasivos como la sustitución del Fondo de Vivienda por subsidio de alquiler a categorías incluidas en la ley y jubilación mínima.

En cuanto a las normas penales, se proponen penas alternativas como el trabajo comunitario y la presentación a la autoridad; también la obligación de identificación y la vigencia del nuevo código del proceso penal.

El Herrerismo también anuncia una batería de decretos. Uno de ellos apunta a autorizar la importación de combustibles refinados en virtud de la derogación del monopolio por el Tratado de Asunción. También se creará la comboleta para contrarrestar la evasión fiscal, se instaurará una canasta alimenticia como complemento al salario de soldados y policías; tarifa única para Antel en todo el país; aumento del salario mínimo rural; central de compras del Estado: al contado o con fecha fija en cheque diferido; y concursos de aptitud a todos los funcionarios públicos.