Herreristas quieren a Mujica y los frenteamplistas a Lacalle

El escenario de elecciones internas en todos los partidos es casi un hecho y tanto blancos como frenteamplistas especulan qué puede pasar en casa ajena.
Mientras los frenteamplistas prefieren que el ganador de la interna blanca sea el ex presidente Luis Alberto Lacalle, los herreristas quieren que en el Frente Amplio (FA) gane José Mujica. La razón es la misma: polarizar las posiciones todo lo que se pueda.

Los dirigentes de Alianza Nacional analizaron el tema y prefieren que el candidato oficialista sea elegido por consenso o “a dedo”, pero sin interna.

En tanto, en el Frente Amplio empiezan a analizar los pro y contra de una puja electoral dentro de la coalición, algo en lo que prácticamente no tienen experiencia (ver nota aparte).

Internas de peso. Que blancos y colorados van a definir sus candidatos en disputa electoral no es novedad, pero ahora ya nadie duda de que en el oficialismo también habrá una puja interna entre Danilo Astori y Mujica.

Los partidos empiezan a mirar a sus rivales tanto como a sí mismos. Saben que las elecciones nacionales de octubre de 2009 serán de bandera verde y que quien gane lo hará por una diferencia corta.

Una parte importante del electorado está decidido a votar por su partido más allá de quién sea el candidato. Pero quienes definirán la elección nacional –presumen los dirigentes– votarán en función del candidato.

Por eso, lo que hagan sus rivales de aquí al año que viene también puede influir en las elecciones internas. Tal es así que en Alianza Nacional piensan que a Jorge Larrañaga le conviene que el FA elija a su candidato “a dedo” para evitar una puja interna que puede ser muy interesante para el electorado.

Si en la izquierda no hay interna, dicen desde el comando de Larrañaga, el único comicio interesante será el de los blancos. Y, según las encuestas difundidas hasta el momento, Larrañaga se hace más fuerte que Lacalle cuando se trata de seducir a los votantes extrapartidarios. Por el contrario, Lacalle es más poderoso en el “núcleo duro” nacionalista.

Desde Alianza Nacional sostienen que si hay una interna pareja entre el líder de Movimiento de Participación Popular (MPP), José Mujica, y el ministro de Economía, Danilo Astori, mucha gente optará por participar en la elección del candidato del Frente Amplio.

Dos modos de ver. En el Herrerismo también piensan que Mujica da muchas más ventajas que Astori como candidato. En ese sector ya sueñan con una elección nacional que enfrente al ex presidente con el ex guerrillero. “Habrá dos modos de ser, dos modos de país enfrentados. Y no podemos perder”, dijo una fuente lacallista.

En el Frente también analizan con mayor atención este asunto que hace mucho tiempo vienen conversando.

En una reunión de bancada realizada a principios de año en Atlántida, todos los sectores coincidieron en que Lacalle era un rival más fácil para el Frente Amplio. Pero lo pensaban como contrincante de un candidato moderado y no con Mujica como presidenciable.

De todas formas, el histórico dirigente del MLN, Julio Marenales (que impulsa la candidatura de Mujica) dijo el viernes que el mejor rival es Lacalle “porque es opuesto al Frente Amplio” y porque Larrañaga hace planteos más parecidos a la izquierda. “Lacalle es un enemigo neto nuestro”, dijo Marenales.