Hillary y Obama en llamas se enfrentan en Misisipi

Barack Obama rechazó la propuesta de la ex primera dama y reiteró su intención de ser el primer candidato presidencial negro de Estados Unidos con posibilidades serias de llegar a la Casa Blanca.

«Yo no sé cómo alguien que está en segundo lugar puede ofrecerle la vicepresidencia a alguien que está primero», criticó Obama durante un mitin en Columbus, Misisipi.

«Ustedes tienen que hacer una opción en esta elección», indicó Obama a las casi 2.000 personas que fueron a apoyar su candidatura, y recordó que venció a Clinton en más estados, además de tener más votos y más delegados que su rival.

Obama también dijo que se postuló a la presidencia «para evitar que los buenos empleos continúen abandonando el país» y para «terminar con la guerra de Irak».

El ex presidente Bill Clinton reiteró el sábado el «ofrecimiento» de su esposa para que Obama la acompañe como compañero de fórmula. «Juntos, su fuerza es prácticamente imposible de detener», afirmó durante un acto en Misisipi.

Clinton señaló que si los demócratas unen el atractivo que despierta Obama en las áreas urbanas y la gente con buenos ingresos, y la conexión que tiene su esposa con la clase trabajadora y las personas que viven en las áreas rurales, la fórmula presidencial «será difícil de derrotar».

Pero los asesores principales de Obama no demoraron en responder.

El ex senador demócrata Tom Daschle le dijo el domingo a la cadena NBC que «es realmente una ocurrencia rara, quizás sea la primera vez en la historia donde la persona que va segunda le ofrezca al que va primero el puesto número dos». En tanto, el asesor David Axelrod le dijo ayer a la misma cadena que «si Barack pensara que la señora Clinton representa el tipo de cambio que el país necesita, no sería candidato, porque ella sería la candidata inevitable, designada». Axelrod también indicó que para ofrecer la candidatura a la vicepresidencia, primero es necesario ganar la presidencial.

En clave de delegados

Obama ganó en una decena más de estados que Clinton y cuenta con 1.578 delegados, mientras que la ex primera dama reúne 1.468.

Para alcanzar la candidatura presidencial se necesita el apoyo de 2.025 delegados, una cifra que ninguno de los dos candidatos podrá alcanzar, según pronósticos coincidentes.

En ese caso, alguno de los candidatos, probablemente el que tenga menos delegados, debería declinar su precandidatura.

Ambos están llevando a cabo una estrategia diferente para aumentar su caudal de delegados. Mientras Obama se encuentra recorriendo varias localidades de Misisipi, Clinton optó por recorrer Pensilvania, donde las internas se celebrarán el 22 de abril.

Obama apuesta a ganar en Misisipí, donde están en juego 33 delegados, y Clinton quiere vencer en Pensilvania, donde están en juego 158 delegados.