Horas clave para fin del conflicto lácteo

La asamblea resolvió un cuarto intermedio hasta mañana en la tarde. «El análisis de la situación fue variando, en función de la llamada de los compañeros que están negociando», apuntó a El País, el secretario general de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea, Luis Goichea.

El sindicalista dijo que el principal punto de distancia entra las partes es un 1% de recuperación salarial. El gremio no quiere que ningún trabajador de la industria láctea, tenga una recuperación menor al 5,5%. Pero hasta el momento el decreto aprobado por el Poder Ejecutivo, tras el estancamiento en el Consejo de Salarios, establece una recuperación del 5,5% para quienes ganan por debajo de los $ 10.000, y del 4,5% para los que superan ese monto.

En cambio, según confesó Goichea, los trabajadores estarían de acuerdo con incluir una cláusula de «garantía» (de paz sindical), pretendida por los industriales. «Es una negociación difícil. La parte empresarial está muy dura, pero el ámbito de negociación no se cortó», apuntó a El País, el dirigente del Pit-Cnt, Juan Castillo, quien hasta la noche de ayer seguía manteniendo conversaciones con la Cámara de la Industria Láctea del Uruguay (CILU).

Fuentes del sector industrial aseguraron a El País que la cámara sigue firme en su postura y que no ha «flexibilizado» su propuesta de recuperación salarial.

día clave. En función de este escenario, hoy será un día clave para el futuro de un conflicto que lleva más de dos meses. Si no se produce un acercamiento, en la nueva reunión del plenario nacional de delegados se resolvería intensificar el conflicto.

Goichea explicó que si eso se concreta, no sólo se seguirá manteniendo el ritmo de paros en todos los sectores, sino que se incrementará la duración de la medida en las líneas de producción que generan más «valor agregado» a las empresas.

Esta decisión afectaría a los productos con mayor proyección hacia el exterior, como los yogures y los quesos.

Hasta el momento el sindicato viene trabajando «a reglamento» (no cumple horas extras ni acepta cambios de sección) y desarrolla tres horas de paro semanales por trabajador.

Los empresarios han denunciado la pérdida de decenas de miles de litros de materia prima. Altos directivos de Conaprole aseguraron que «si hay alguien que está ganando» en el prolongado conflicto son las empresas argentinas, que han logrado una mayor presencia de sus productos, frente a los nacionales.