Horas decisivas para la huelga en Salud Pública

Si los gremios aceptan una nueva propuesta que se elaboraba anoche, la huelga en el sector podría llegar a su fin y con ella las ocupaciones de centros hospitalarios. De lo contrario el conflicto podría agravarse.

Anoche permanecían reunidos los ministros de Salud, Conrado Bonilla, y de Trabajo, Santiago Pérez del Castillo, con representantes del PIT-CNT y de la FFSP buscando llegar a una solución que destrabe el conflicto en el sector. De acuerdo a lo trascendido habría un acuerdo en base a un texto aclaratorio de las fórmulas donde se interpreta el trabajo extra que el MSP pedía a funcionarios y médicos como contrapartida por el aumento salarial.

La reunión sobrevino luego de que en la tarde dos dirigentes de la central de trabajadores se reunieran con el titular de Trabajo, a quien plantearon la posibilidad de ampliar el aumento de sueldos para todos los funcionarios y que el mismo no suponga un aumento en la carga horaria.

En caso de una negativa, los funcionarios anunciaron que ocuparán nuevos hospitales -en la lista figuran el Saint Bois y la colonia Santín Carlos Rossi en los primeros lugares de los sindicalistas- y el Ministerio de Salud advirtió que pondrá en marcha la resolución de esencialidad de los servicios. Esta decisión habilita al MSP a pedir a la Justicia el desalojo de los hospitales ocupados (Pasteur, Vilardebó, Pereira Rossell y Ciudad de la Costa) con el uso de la fuerza pública si fuera necesario

Por otra parte, este viernes la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados intentó mediar en el conflicto del sector entre autoridades y trabajadores, luego de que estos rompieran el diálogo. La iniciativa fue bienvenida por ambas partes. Pero mientras que Alfredo Silva, uno de los dirigentes de la FFSP concurrió al Parlamento a explicar la situación y agradecer «la disposición» de «interceder», el MSP trasmitió a los legisladores que prefería esperar la respuesta oficial de la FFSP para luego concurrir en caso de una negativa.

Propuesta
En la noche del miércoles, el ministro de Salud Pública, Conrado Bonilla, presentó una propuesta a los funcionarios muy similar a la solución que brindó a los médicos, que estipula un ajuste salarial de $1.158 para aquellos que ganen menos de $4.500, con la contrapartida de que aumenten la carga horaria.

El titular del MSP, Conrado Bonilla, explicó que su cartera decidió dejar de lado las «vacantes numerosas» para mejorar la atención primaria al preferir utilizar ese dinero para mejorar los salarios de una franja de los funcionarios. «No se trata de un aumento de sueldo, sino que es una redistribución del dinero que fue asignado para la atención primaria», afirmó el secretario de Estado. Para hacer frente a ello el MSP cuenta con $8.600.000 millones mensuales (unos $103 millones anuales).

La propuesta presentada por Bonilla, que aumenta la carga horaria y las tareas, atiende sólo a 7.754 de un total de 12.800 que ganan menos de $4.500 e implica un aumento salarial de $1.158, que genera aguinaldo y los beneficios sociales correspondientes. «Se les ofreció participar en programas de atención primaria con un horario mayor de una hora y 15 minutos por día», explicó el ministro.

Por su parte Bonilla calificó la propuesta como «un ofrecimiento sensato» y fue tajante al sostener que «dado el mecanismos por el que se consigue este dinero, es una cifra que no podemos mover». El MSP realizó hasta minutos antes del anuncio, intensas negociaciones con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para pedir un refuerzo presupuestal.

(Observa)