Hubo 290 citaciones a conductores el primer día de control de patentes.

EN LA PRIMERA jornada de fiscalización de patentes del interior, los inspectores de tránsito de Montevideo hicieron 290 citaciones. La cantidad de funcionarios municipales no alcanzaba para detener a la totalidad de los vehículos matriculados en el interior que circulaban. Los procedimientos se realizaron con normalidad, aunque con muchas discusiones de por medio.
La mayoría de los vehículos detenidos estaban matriculados en Colonia y Flores, departamentos sobre los que se acentuaron los controles. Sin embargo, una cantidad importante tenía matrícula de Maldonado.
El Servicio de Contralor y Registro de Vehículos, donde se efectúan los reempadronamientos, analiza ampliar los días de atención o el horario para cumplir con la intensan demanda que comenzó a registrarse la semana pasada. Hoy están dando número para el 16 de marzo.

DETENIDO
El jefe de inspectores, Luis Zaino, dijo a Ultimas Noticias que «se está controlando a todos los autos del interior menos a los matriculados en Canelones por ser un departamento dormitorio». Aunque no descartó que los vehículos matriculados en el departamento canario también fueran a ser fiscalizados en una segunda etapa.
En esta primera fase, los únicos exceptuados de la inspección son los camiones de 24 toneladas y los vehículos oficiales de entes públicos.
Ahora la tarea de los funcionarios de Tránsito sólo consiste en notificar a los conductores y entregarles un volante informativo sobre el procedimiento a seguir.
Los 160 inspectores de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) realizaron los controles como una tarea más. Y unos 15 fueron destinados exclusivamente para las fiscalizaciones de autos empadronados en el interior desde enero de 2008. Ayer un grupo estuvo durante dos horas en Avenida Brasil y Soca y luego en Bulevar Batlle y Ordóñez. El otro controló en Millán y Herrera también en calle Sarmiento. Sólo uno de los equipos realizó, en las cuatro primeras horas, 150 intervenciones.

REACCIONES
Un equipo formado por cinco inspectores y tres policías se colocó en avenida Brasil esquina Soca a las 15 horas. Muchos de los autos que circularon por la avenida lograron escapar. Es que los inspectores nunca pararon de detener autos matriculados en otros departamentos. A ambos lados de la avenida, se formaban filas de hasta cuatro vehículos.
No hubo incidentes pero sise dieron discusiones subidas de tono en más de una ocasión. El 95 % de los autos detenidos no tenía los documentos necesarios para acreditar domicilio. Además, la gran mayoría de los autos eran de gran valor.
Uno de los conductores que circulaba en un automóvil empadronado en Colonia se bajó del auto nervioso y pidiendo explicaciones. Su auto estaba reempadronado con fecha del 31 de diciembre de 2007. El jefe de inspectores era el encargado de calmar los ánimos e informar sobre la Ley 18.456. Pero, a pesar de las explicaciones del caso, el conductor se retiró casi tan enojado como al principio. «Es un atropello. La IMM se ha convertido en un pulpo recaudador de impuestos», dijo antes de retirarse. El conductor dijo que había empadronado en Colonia porque su hijo vive allí.
Pero ese caso no fue el único que se tomó tirante. Otro conductor también descendió del vehículo y se negó a dar los documentos. Sin embargo, cuando se le dijo que entonces debería ser detenido los entregó, no sin antes manifestar su malestar. «Se agarra de rehén al pueblo, mejor que se arreglen los gobernantes». Una abogada de Lavalleja que circulaba en un automóvil con matrícula en ese departamento y, según relató, tiene propiedades también en la capital dijo «somos rehenes de la guerra de las patentes, esto es una arbitrariedad».
Muchos coincidieron en que la solución, para ellos, sería poner simplemente precios razonables. «Las patentes de Montevideo son un robo», dijo uno de los conductores.