Hubo pedrea contra un acto realizado anoche por Larrañaga en el Cerro.

La Policía, sin éxito, intentó ubicar el origen de las piedras, que cayeron cuando comenzaba la oratoria del senador herrerista Luis Alberto Heber. No se produjeron heridos «Que vengan las piedras, porque con las piedras que tiran, construimos casas para los desamparados», manifestó Heber, desde la tribuna levantada en la esquina de las calles Grecia y Japón.

Posteriormente, Larrañaga aseveró que el Partido Nacional es el único que crece y que disputará la presidencia con Tabaré Vázquez en noviembre. Dijo que su objetivo apunta a «con todos los uruguayos, ganar el 28 de noviembre».

Larrañaga afirmó que buena parte de los vecinos del barrio provienen del interior y recordó la preocupación del extinto líder blanco, Wilson Ferreira Aldunate, cuando planteaba el tema de la migración interna y la pobreza. Consideró que con los años se ha agudizado el proceso de «ahuecamiento del país en términos poblacionales» y aseguró que será el «primer presidente del interior en los últimos cincuenta años».

Subrayó Larrañaga que se debe enfrentar el resto de la campaña sin polarizaciones que dejen heridas».

«Pasada la elección los vecinos siguen siendo vecinos», acotó.

Enfatizó el candidato que se debe terminar con un país cuyo sistema político tiene la actitud «del yo no fui» o «del yo no tengo nada que ver», para dar paso al compromiso de todos con los grandes temas pendientes.

SIN ANTESALA Sergio Abreu, candidato a la Vicepresidencia, quien recordó que la fórmula blanca fue al programa de Mirtha Legrand sin «hacer antesala» en el despacho del presidente argentino Néstor Kirchner, en procura de apoyos.

El senador Francisco Gallinal sostuvo que en momentos en los que la campaña electoral se viene «picando», los blancos mantienen la capacidad de diálogo con todos, descontando también que habrá balotaje.