Hugo Chávez nacionalizó la rica faja del Orinoco

El gobierno de Hugo Chávez tomó control ayer de los cuatro proyectos petroleros de la faja oriental del Orinoco, hasta entonces bajo cargo de corporaciones internacionales. «Abajo el imperio norteamericano», fue la frase elegida por el presidente en un acto en las instalaciones del denominado «Complejo de José», una planta de mejora de crudo.

«No puede haber un proyecto socialista si el país no tiene el dominio de sus riquezas, de sus recursos naturales, de su economía», dijo Chávez, quien asimismo expresó que ayer se puso «punto final» al ciclo de la «apertura petrolera», desarrollada durante la década de 1990, y que permitió la entrega de concesiones de explotación a corporaciones externas.

Es proceso fue, al decir de Chávez, un «intento del im- perialismo» de adueñarse para siempre de «la más grande reserva del mundo». Son 55.300 kilómetros cuadrados que producen 600.000 barriles diarios de crudo extrapesado.

Esta medida es parte de un extenso plan de nacionalizaciones iniciadas por Chávez en enero, luego de su reelección en diciembre, que ya alcanzó las telecomunicaciones y la electricidad, además de la intervención de tierras, el control de frigoríficos y la regulación del servicio médico privado.

A partir de ayer, la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) controlará como mínimo el 60% de las acciones de cuatro empresas mixtas con las trasnacionales Chevron Texaco, Exxon Mobil (EE.UU.), British Petroleum (Gran Bretaña), Total (Francia), Statoil (Noruega) y Veba Oel (Alemania). Sólo la estadounidense ConocoPhillips, que participaba en dos de los cuatro emprendimientos, la italiana ENI y PetroCanadá, se negaron a suscribir el convenio con Caracas. En estos casos, la Fiscalía deberá intervenir.

Las discusiones sobre las compensaciones es lo que han demorado estos acuerdos. Las negociaciones -que desde ya se adelantan tensas y difíciles- se prolongarán hasta el 26 de agosto cuando el Congreso, bajo total control oficialista, apruebe dichos acuerdos.

De acuerdo con el experto Juan Carlos Sosa, editor de la revista Petróleo YV, lo que más ha molestado a estas empresas no ha sido la nacionalización en sí sino «la manera unilateral, mezquina e insultante» como se hizo, «ignorando el aporte que hicieron para la economía venezolana». Se estima que estas corporaciones multinacionales han invertido en el país casi 20 mil millones de dólares.

Se estima que las empresas de la faja tienen un valor de más de 25 mil millones de dólares. Venezuela es el quinto productor mundial de petróleo del mundo y se cree que esta región -que produce la quinta parte de los hidrocarburos de este país- tiene reservas por hasta 270 mil millones de barriles de petróleo extrapesado.