Huracán ‘Dennis’ deja Cuba para dirigirse a Estados Unidos

Datos provisionales divulgados por el Consejo de Defensa Provincial de Ciudad de La Habana indican que 1.828 viviendas sufrieron daños, fundamentalmente en cubiertas, y 30 inmuebles se han derrumbado. Las viviendas más perjudicadas se localizan en los municipios de Regla, Habana del Este, Marianao y Cotorro.

Las lluvias y vientos huracanados asociados a “Dennis” provocaron averías en 29 centros educativos, 21 policlínicos, trece hospitales, además de afectar a fábricas, almacenes y puntos de venta de gas doméstico, y dejaron sin electricidad a la capital cubana.

“Dennis” ocasionó 336 roturas en postes, transformadores y en el tendido eléctrico, y como consecuencia de ello hay problemas con la generación de energía en La Habana, donde viven más de dos millones de habitantes, según informó Rosel Guerra, director de la Empresa Eléctrica de la ciudad.

Más de 350 árboles fueron abatidos, mientras que equipos de trabajadores armados de motosierras han recogido unos 10.000 metros cúbicos de troncos y ramas de las calles.

En La Habana comenzó hoy la distribución de gas por tuberías, comenzó a circular el transporte público y algunos municipios ya reciben el servicio de electricidad y agua corriente.

Cuba ha comenzado a recuperarse del fuerte impacto del huracán “Dennis”, que entre las primeras horas del viernes y la madrugada del sábado último recorrió unos 600 kilómetros de once provincias de oriente a occidente de la isla, dejando tras de sí sus devastadores efectos, además de al menos diez víctimas mortales.

Desde el mismo viernes, comenzaron a ejecutarse las tareas de recuperación de las afectaciones que causó, aún sin cuantificar, que las autoridades han valorado de “consideración”, particularmente en los territorios más castigados por el meteoro, en el oriente y centro de la isla.

En la provincia oriental de Santiago de Cuba, situada a 944 kilómetros de La Habana, y segunda en importancia de la isla, informes de la prensa local señalan que varios municipios permanecen incomunicados por carretera, lo que ha dificultado la evaluación de los daños, que cálculos preliminares consideran ascienden a varios millones de pesos (equivalentes a igual cantidad en dólares).

Son notables las pérdidas en la agricultura, principalmente a los cultivos de plátano, vegetales y maíz, y los daños en el sector eléctrico. En los aeropuertos se restablecieron los vuelos internacionales el sábado, y los nacionales se reanudaron ayer.

EN EE.UU.
“Dennis”, convertido nuevamente en un peligroso huracán que arrastra vientos de 234 kilómetros, impactó ayer una zona del sureste de EE.UU. ya devastada por un ciclón similar el año pasado. Ráfagas huracanadas de más de 200 km/hr, lluvias torrenciales y grandes marejadas con olas de más de tres metros de altura anunciaron la llegada de “Dennis”, que tocará territorio estadounidense en las próximas horas en el Panhandle: una franja costera que va del noroeste de Florida hasta Luisiana, incluyendo el sur de Alabama y Misisipi. Max Mayfield, director del Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (CNH), con sede en Miami, dijo que el huracán tocará tierra probablemente alrededor de las 20.00 GMT en el límite entre Florida y Alabama, donde están las ciudades de Pensacola y Mobile, respectivamente. (EFE)