IMM pretende convertir a Ciudad Vieja en un microcentro histórico y turístico

El proyecto surgió durante la intendencia de Mariano Arana. En diálogo con Ultimas Noticias, enfatizó Jorge Rodríguez, prosecretario del actual jefe comunal Ricardo Ehrlich, «no creo que el concepto de Ciudad Vieja que manejamos tenga retorno».

«Sí estamos dispuestos a conversar sobre la implementación. Estamos dispuestos a dialogar con todas las organizaciones sociales y todos los vecinos. No queremos hacer ninguna de las transformaciones sin la existencia de un diálogo previo profundo», aclaró .

Los vecinos y comerciantes de la zona no debatieron el proyecto, aclarando que no les fue presentado. Manifiestan dudas sobre la aplicación y recuerdan que sólo algunos de los planes fueron adelantados durante contactos con jerarcas de la administración Arana.

El comerciante Eduardo Abonna indicó haber conocido parcialmente el proyecto cuando dialogó con los ex jerarcas municipales Felipe Martín y Alberto Ortega sobre el nuevo sistema de trasbordos para el transporte ciudadano en Ciudad Vieja.

Abbona sostuvo que los planes de crear un microcentro en Ciudad Vieja le dejaron la impresión de que «se quiere construir una Colonia del Sacramento dentro de Montevideo».

EL MUNICIPIO
Durante la reunión del gabinete de Ehrlich del miércoles pasado, se recibió un informe del jerarca municipal Gonzalo de Toro respecto de las innovaciones al sistema de trasbordo para los ómnibus cuyo destino es la Aduana.

«El tema, para nosotros, va mucho más allá de la reforma de cómo ingresan los ómnibus a la Ciudad Vieja; nuestra prioridad es el concepto de Ciudad Vieja», aclaró el prosecretario de la IMM.

«Queremos que la Ciudad Vieja sea un lugar de gran centralidad en el futuro de Montevideo, e inserta en el concepto que tenemos de lo que debe ser una capital regional».

«Aspiramos a que el casco histórico de la ciudad sea un lugar de gran atracción. Implica que sea un polo de atracción de la actividad cultural, lugar de diversión y paseos como ya ocurre con las peatonales y los boliches en la noche», desarrolló Rodríguez.

Entre los objetivos de los planes de la comuna para la Ciudad Vieja, se encuentra la repoblación de zonas del barrio antiguo barrio montevideano, considerando que se ha ido vaciando en el correr de los últimos años.

«El conjunto de la Ciudad Vieja debe tener una dinámica propia. En ese marco prioritario para este gobierno municipal, es que se inserta el tema del transporte: no podemos seguir con 5000 ómnibus circulando; eso es imposible», expresó Rodríguez.

«Se hacen esfuerzos enormes de restaurar edificios antiquísimos y, si después pasan 5000 ómnibus por la puerta, se destrozan en poco tiempo como consecuencia de vibraciones y el hollín de los caños de escape».

EL TRANSPORTE
En cuanto al reparo de los vecinos del barrio, contrarios a la instalación de «una Colonia del Sacramento en la Aduana», Rodríguez precisó que todo cambio en el transporte no es para «que ingrese menos gente, sino para que lo haga la misma gente en menos ómnibus».

Para la administración capitalina, el ingreso de un número elevado de ómnibus a la Ciudad Vieja responde a una concepción perimida de ciudad que apuntaba a que todo el transporte de esa zona montevideana debía tener como destino la Aduana.

«Por llegar y salir de la Aduana, los ómnibus circulan vacíos por toda Ciudad Vieja. Insisto, no se trata del concepto de Colonia del Sacramento sino de una cosa mucho más viva. Sólo se parece en la combinación de lo histórico con el turismo; nada más».

«Estamos hablando de un barrio histórico con habitantes y comercio permanente, servicios turísticos, paseos y toda la vida administrativa de Montevideo que ya está instalada hace años en la Ciudad Vieja, como bancos y oficinas», detalló Rodríguez.

«Lo que se llama ‘la city’, ya está en Ciudad Vieja y a nadie se le ocurre sacarla; nada de esto tiene que ver con una Colonia del Sacramento dentro de Montevideo».