Impiden que MSP retome control del Vilardebó y ocuparán el Saint Bois

A su vez, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) le pidió a la Comisión de Salud de Diputados un plazo de 24 horas para estudiar una propuesta de los legisladores, que contempla la reasignación de unos $240 millones. Sin embargo, Isaac Alfie reiteró «que no hay más dinero» y el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) rechazó dicha solución. Por su parte, los funcionarios la evaluarán en asamblea.

En tanto, la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) no se hizo esperar y al terminar la actividad parlamentaria retomó su plan de ocupaciones. Este miércoles a la hora 10 se llevará a cabo la toma del hospital Saint Bois, según decidió el personal de ese lugar anoche. Horas antes, el titular del MSP, Conrado Bonilla, anunció que si la FFSP ocupaba un hospital más «el diálogo se romperá», y el gobierno aplicará la esencialidad de servicios, que le permite retomar el control de los centros con el uso de la fuerza. Además, el PIT-CNT ratificó el paro general del 28 de agosto.

Al rojo vivo
El conflicto en Salud Pública se enrareció este martes tras la información divulgada por el gobierno sobre un joven de 22 años que se quitó la vida en el hospital Vilardebó, ocupado desde hace dos semanas por su personal. Inmediatamente de conocido el hecho, el ministerio de Salud Pública (MSP) ordenó una investigación urgente sobre el incidente.

Tras conocerse el hecho, al lugar concurrieron los funcionarios del lugar para evitar el ingreso de las autoridades. Acto seguido llegaron los diputados frenteamplistas Nora Castro, Guillermo Chiflet y Luis Gallo y tras estos dirigentes del PIT-CNT. Tanto funcionarios como gremialistas y legisladores entienden que el hecho no amerita que el ministro pretenda terminar con la ocupación y que asuman las autoridades de la ocupación. «Me parece que esto no tiene más consecuencias que lo que desgraciadamente es normal en una colonia psiquiátrica», sostuvo Gallo.

El MSP ordenó que toda la plana de Dirección del Hospital Vilardebó «se constituya en el hospital y reasuma la dirección del mismo para realizar una investigación administrativa de urgencia, sin perjuicio de las actuaciones judiciales y policiales que ya están en curso».

Pero la pretensión del ministro de Salud, Conrado Bonilla, de restituir a los jerarcas del Vilardebó terminó ayer de forma abrupta cuando un huelguista arrebató en forma violenta de las manos de la escribana Myriam Tarduiño del MSP el acta que labraba en la puerta de ingreso a dicho nosocomio. Dicho escrito dejaba constancia de la negativa de la dirigencia de la FFSP de restituir el hospital a sus autoridades.

Sobre la tarde trabajaba Policía Técnica en el lugar para recabar más datos sobre la muerte y se hizo presente en el lugar la jueza de turno, Anabella Damasco. En un comunicado emitido esta tarde el MSP indica que el paciente era un joven de 22 años que se ahorcó. Fuentes sanitarias dijeron que el enfermo psicosomático se quitó la vida esta mañana. Según la información ministerial, el paciente apareció en una sala distinta a la que estaba internado.

Se destaca en el comunicado que «este hecho no fue informado en ningún momento por parte del gremio de funcionarios a las autoridades del MSP». Sin embargo, el dirigente de la FFSP, Alfredo Silva, respondió que ante la muerte del paciente «seguimos los procedimientos habituales, llamamos a la policía y vino una jueza», y anunció que el personal permanecerá en el hospital «aunque las autoridades se hagan presentes».

Por su parte, la presidenta de la FFSP, Beatriz Fagián sostuvo que «esto no se trata de controles gremiales, es algo que sucede habitualmente dentro del hospital. No es una cosa anormal. Lo que pasa es que cuando están las autoridades no lo publican».

Negociaciones
En el Parlamento la actividad fue intensa hasta altas horas de la noche. Los resultados recién podrán conocerse este miércoles, aunque no serán novedosos ya que el SMU se opuso a la fórmula parlamentaria y los funcionarios, que la evaluaran en asamblea, no la ven con buenos ojos. Además, si bien el ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie prometió a estudiar una propuesta que le presentó la Comisión de Salud de Diputados, ya les adelantó que «no hay más dinero».

Esa postura fue expresada el lunes por el presidente Jorge Batlle y reiterada este martes por Bonilla. A través de un comunicado, el gobierno aseguró que «el ministerio de Salud Pública agotó la totalidad de sus recursos» y que por encima de las ofertas presentadas las semana pasada -rechazadas por los sindicatos- «no existe ninguna posibilidad de obtener más recursos para mejorar los incrementos ofrecidos».

De acuerdo al diputado izquierdista Luis Gallo, presidente de la Comisión de Salud, la propuesta de los legisladores está basada en reclamos de los médicos y funcionarios, y básicamente implica reasignar unos $240 millones para mejoras salariales.

«Es una propuesta que flexibilizaría mucho tanto las propuestas que le hicimos llegar de los propios gremios y en definitiva estaría muy por debajo de los recursos que se necesitan, cuando la propuesta original llevaba a conseguir una partida de 310 millones sobre los $183 millones que estaba dispuesto el Ministerio de Salud Pública a otorgar», explicó Gallo.

En tanto, el diputado colorado Daniel Bianchi, agregó que la fórmula de los legisladores en el caso de los médicos contempla el mismo aumento salarial de $1.500 y pasar a titulares los suplentes. No obstante, el gobierno había dicho que no hay más vacantes. Para el caso de los funcionarios, Bianchi explicó que para las dos primeras franjas se pedirá el mismo aumento que para médicos y para el resto, los sueldos más altos, sería un ajuste decreciente.

El MSP ofreció a los funcionarios un aumento de $1.158 para todos aquellos que ganan menos de $4.500. En tanto para los médicos propuso un incremento de $1.400 para los sueldos inferiores a los $4.500. La semana pasada, las asambleas de ambas gremiales rechazaron las ofertas.

(Observa)