Importaciones muestran fuerte desacelere y mejoran la balanza

La industria y el comercio se están preparando para una desaceleración de su actividad en los próximos meses, lo que se refleja en una fuerte moderación de las importaciones de bienes para vender a nivel local, para producir o para reexportar.

Esos sectores de actividad están ajustando sus stocks ante la previsión de que no podrán aumentar la colocación de productos al mismo ritmo que lo venían haciendo en 2011.

La compra de bienes al exterior (excluido el petróleo) totalizó US$ 5.505 millones en los primeros ocho meses del año, un 0,6% más que un año atrás, de acuerdo al informe de comercio exterior divulgado ayer por el instituto Uruguay XXI. De hecho, si se compara mes a mes el desempeño con 2011, se observa que los incrementos son mucho más modestos.

Basta comparar con agosto de 2011, cuando el incremento interanual había sido de 40%. En valor, ese mes el salto frente a un año atrás había sido de US$ 226 millones y esta vez fue de solo US$ 2 millones. La desaceleración incide en la balanza comercial que en agosto cerró por séptimo mes seguido con saldo positivo.

Los datos del instituto no desagregan los bienes importados según su destino (insumo para la producción, maquinaria y equipos o artículo de consumo), pero en las principales cámaras empresariales afirmaron a El País que esto ocurrió tanto por menor producción como de venta en el mercado interno y reexportación. El titular de la gremial industrial, Washington Burghi, dijo que el sector continuó desacelerando su crecimiento. «Venimos bajando el crecimiento levemente», afirmó y agregó que los empresarios «comenzaron a acotar el ingreso de bienes intermedios para producir».

Por otra parte, si bien la exportación de bienes creció 15,1% interanual en enero-agosto, hasta sumar US$ 6.195 millones con un fuerte impulso de la zafra de granos, cayó 12,1% el ingreso en admisión temporaria (cuando se ingresan insumos al país para añadirles valor nacional y luego exportarlos). Esto «es una señal» de que «posiblemente la industria pueda tender a restringir» sus ventas al exterior, dijo Burghi.

Los bienes ingresados en admisión temporaria en enero-agosto sumaron US$ 657 millones, mientras que en igual lapso del año pasado eran US$ 747 millones, según Uruguay XXI.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, Marcelo Lombardi, indicó que las importaciones son «un buen anticipo de las expectativas de crecimiento de los próximos meses», ya que «cuando el comerciante ve un potencial de desaceleración adecua sus stocks».

El empresario indicó que la desaceleración del nivel de actividad comercial se observa en «prácticamente todos los sectores» y que «seguramente tendremos crecimiento nulo en términos de ventas en el tercer trimestre respecto al mismo período del año pasado».

Si se considera el origen de los bienes importados, se observa que China lidera. Ese proveedor aportó US$ 1.034 millones de los productos que ingresaron al país en ocho meses, lo que reflejó un crecimiento interanual de 20,3%.

La participación del gigante asiático en el total de compras (18,8%) este año supera incluso al de Brasil (18,7%) y Argentina (18,6%). De hecho, en lo que va del año las compras de Uruguay a los vecinos bajaron 3% y 13,7%, respectivamente.

Las principales partidas de importación en enero-agosto fueron autos para turismo (4,6% del monto total), vehículos (2,9% del total) y teléfonos (2,6%). Las tres crecieron frente a 2011. Entre las 15 principales partidas de importación, hubo dos que se redujeron en el año: los abonos minerales (-22,3%), las partes y accesorios de vehículos (-41,5%). Entre los destinos de exportación, en tanto, Brasil mantuvo su liderazgo (US$ 1.082 millones en ocho meses, 17,5% del total) y por productos la soja explicó el 22,2% del total vendido con un alza de 63,7% hasta sumar US$ 1.373 millones.

Productos: Comercio e industria se preparan para desaceleración de su actividad.

Fuente: El País, Economía, Pag. 11 – 04/03/2012