Importantes medidas para aliviar campos de ganado y favorecer a ganaderos y consumidores.

Se procura obtener del ganado que no está preparado, ni lo estará –por carencia de pasto- un alimento de buena calidad bromatológica y sanitaria, contribuyendo así al abatimiento de precios.

El ministro Ernesto Agazzi en compañía del director de Políticas Productivas y Comerciales de OPP, Juan Manuel Rodríguez y el presidente del Instituto Nacional de Carnes, Alfredo Fratti brindaron una conferencia de prensa en la que se anunciaron importantes medidas.

Esta iniciativa –enmarcada en una serie de medidas que viene llevando adelante el Gobierno en virtud de la coyuntura actual- ha sido el resultado de un trabajo muy intenso entre las distintas partes, que derivó en acuerdos entre los diversos actores, apuntando a equilibrar las conveniencias. “Esto será bueno para las dos puntas: para las dificultades que están teniendo los ganaderos y para los precios a los consumidores”, expresó al inicio el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Acto seguido, el economista Juan Manuel Rodríguez (OPP) presentó un resumen acerca de las medidas que viene tomando el Gobierno en el marco de la política económica general, que si bien no tiene un único objetivo, en este momento preocupa el crecimiento de los precios. Esto determinó tomar una serie de iniciativas que apuntan a que en los meses siguientes la inflación reduzca su crecimiento.

El director de Políticas Productivas y Comerciales de OPP, aclaró que no se están desconociendo los demás objetivos planteados ni se deja de atender las otras variables de la economía, sino que se le da una prioridad mayor a un problema que es preocupante no solo para el Gobierno, sino también para los empresarios, para el PIT-CNT -con quien mantuvieron una reunión esta semana- y para el conjunto de la sociedad, porque la inflación es un problema que reduce la capacidad de compra, explicó.

Consultado por el combate a la especulación en algunas cadenas –que el Presidente anunció tiempo atrás- Rodríguez aseguró que si bien se le da un enorme valor a lo logrado, el Gobierno aspiraba a más. En este sentido, destacó la existencia de acuerdos y compromisos de la cadena cárnica, por lo que aquí el espacio para la especulación se reduce.

“Si esto se lograra en otras cadenas, las posibilidades de fijar precios no razonables también se reduciría”, agregó el economista.

Recordó Rodríguez que el Gobierno ha introducido algunos cambios en la política macro: en enero hubo decisiones del BCU y el MEF vinculados a las tasas de interés que tuvo un efecto en la cotización del dólar. Esta medida contribuye a la disminución de la inflación, pero puede provocar otros efectos indirectos que el Gobierno está monitoreando para evitar que se suscite un problema.

También se dispuso: una política de tarifas (postergación de algunas, eliminación o disminución de aumentos); una política de subsidios a algunos precios concretos (se mantienen los existentes y se agrega la cuota mutual); medidas fiscales (reducción de IVA a frutas y verduras y a la carne congelada); mecanismos para importar frutas y verduras (oferta nacional reducida lo que generó incrementos en los precios), y acuerdos sectoriales con la cadena cárnica y con supermercados.

Rodríguez anunció que este acuerdo está abierto a las otras cadenas de comercios y se culminará de concretar esta semana, con una lista de 110 productos que se reducirán en promedio un 10%. También se está trabajando en medidas vinculadas a la reducción en el terreno del aceite y la harina.

Con este paquete de medidas el Gobierno aspira a que se produzca una reducción de la inflación en los meses siguientes, y lo está haciendo tratando de plantear una estrategia y conversarla con los actores sociales, sostuvo el Jerarca. Con esta finalidad se mantienen reuniones con empresarios y el PIT-CNT, en una modalidad de elaboración de la política económica “en la que se busca lograr los objetivos, pero también buscar una validación social de las políticas”, explicó Rodríguez.

A esta situación global nacional descripta, se le suma la sequía que afecta al país, derivada de efectos climatológicos que no se pueden modificar, pero sí aplicar medidas de prevención y mitigación, sostuvo el Ministro Agazzi.

La situación de sequía afecta la oferta de pasto del campo, ya sea pasto sembrado o natural. De la sequía climatológica se está pasando a la sequía agronómica, los suelos están disminuyendo su contenido de agua disponible para las plantas, lo que se viene monitoreando en forma constante en el Ministerio. La consecuencia práctica es que hay poco alimento para los ganados, explicó el Ministro.

En sequías anteriores esto fue muy debatido; en la sequía del 88/89, “se convirtió en un problema crucial, porque si falta pasto y la gente no puede aguantar la dosis de ganado sobre los campos, tiene que venderlo, y esto con frecuencia es una tentación para una actividad especulativa que ya había empezado a pasar en el país”, indicó.

Las medidas que se anuncian en la jornada son, en esencia. el decreto presidencial firmado en el día de ayer, informó Agazzi.

Por otra parte, el Ministro recordó que se está trabajando en distintos temas que preocupan, y aclaró que las medidas se irán anunciando en su debido momento, así como se hizo con el BPS.

En materia de lechería se informará cuando corresponda, reiteró Agazzi, quien de todas formas explicó que en la cadena láctea están sucediendo dos cosas importantes: una, la volatilidad de los precios internacionales que obligan a que haya stocks con dificultad de vender, y otro por la sequía una disminución de la producción. Uruguay tiene 36 plantas industrializadoras de leche, “al haber menos producción de leche es bastante razonable que se vaya ajustando el mecanismo de la industrialización al del la producción”. Hoy los productores están produciendo leche, perdiendo dinero, explicó Agazzi, quien aclaró que el tema es objetivo de análisis de políticas públicas, y se está discutiendo en el Instituto Nacional de la Leche. El Gobierno, a la brevedad, adoptará medidas para -en esta emergencia- mantener el aparato productivo funcionando.

28 de enero, 2009