Impuesto a la Renta: los pasivos aportarán casi US$ 53 millones

Los jubilados y pasivos aportarán casi US$ 53 millones anuales a la recaudación global de Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), de acuerdo a datos oficiales a los que accedió El Observador.
El dato trasciende en un momento en que distintas organizaciones de profesionales impugnan la aplicación del impuesto ante la Suprema Corte de Justicia (SCJ). En caso de que alguno de esos recursos prosperara, la reforma tributaria del gobierno puede correr riesgos, pues se afectaría la proyección de recaudación.

En total, el impuesto que gravará las pasividades abarcará el 18% de la recaudación total de IRPF, que tendrá entre los activos a su principal grupo de aportantes con el 73%. En estos últimos, la recaudación se repartirá en 62% de rentas que pagarán los trabajadores dependientes, y 11% el personal independiente.

De acuerdo a esos datos, el IRPF sobre trabajadores y pasivos recaudará US$ 267,5 millones anuales y representará el 91% del total de este impuesto, informaron fuentes oficiales. El restante 9% provendrá de las rentas personales sobre los arrendamientos inmobiliarios y otro tipo de rentas.

Comparado con el actual Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) –que se aplica exclusivamente sobre salarios y pasividades–, el IRPF recaudará 81% más en los mismos rubros. (ver gráfica adjunta).

De todas formas, con la aplicación de la reforma tributaria, 89% de los jubilados y pensionistas dependientes del Banco de Previsión Social (BPS) estarán exentos del pago de IRPF o pagarán menos de lo que abonan actualmente por IRP, según informó a El Observador el dirigente de Organización Nacional de Jubildos y Pensionistas del uruguay (Onajpu), Sixto Amaro (ver recuadro).


Deducciones. Para el cálculo de las rentas personales, el Ministerio de Economía fijó en seis bases de prestación contributiva (BPC) el monto mínimo no imponible.

Asimismo, los pasivos podrán descontar en cualquier caso 12 BPC ($ 19.632) anuales por servicios personales de salud, más los pagos a Disse, y tienen la posibilidad de descontar gastos de atención médica a hijos menores de 18 años hasta 6,5 BPC.

En caso de tener hijos, mayores o menores, declarados legalmente incapaces o que sufran discapacidades graves, podrán duplicar la deducción.

También podrán sumar entre sus deducciones los descuentos que se les realicen en las diferentes cajas paraestatales (militar, bancaria).

Es así que el punto de quiebre para que jubilados y pensionistas –que puedan aplicar solo deducciones de sus gastos de salud– pasen a pagar más por IRPF en relación al pago actual de IRP, se ubicará en los $ 12.435 mensuales.

En caso que puedan acceder a otro tipo de deducciones, el punto de corte se ubicará por encima de este valor y dependerá del monto de las deducciones, que se aplicarán en los porcentajes correspondientes a cada franja de IRPF que supere el monto mínimo no imponible.


Controversia. Con el argumento de que las pasividades no constituyen renta, organizaciones de jubilados anunciaron que concretarían acciones contra la aplicación del impuesto (ver nota aparte).

La controversia fue in crescendo luego que ex presidente y actual senador colorado, Julio María Sanguinetti, anunciara que promoverá un plebiscito con las elecciones de 2009 para conseguir una enmienda constitucional que establezca la imposibilidad de gravar las pasividades.

La intención de Sanguinetti, difundida el domingo 15 en una columna del diario El País, generó una inmediata respuesta del ministro de Economía, Danilo Astori. Al día siguiente, tras la sesión habitual del gabinete ministerial, dijo que el planteo fue “intelectualmente deshonesto”.