Incentivos para proyectos del agro y comerciales

El gobierno anunciará hoy al mediodía a la Cámara de Industrias, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios y la Asociación Rural la extensión de los beneficios de tipo impositivos que se otorgan a los proyectos del sector manufacturero que son declarados promovidos a los emprendimientos comerciales y rurales, adelantaron a El País fuentes oficiales. El ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, el de Industria, José Villar y el de Ganadería, Agricultura y Pesca, Martín Aguirrezabala, se reunirán hoy al mediodía con el titular de la Cámara de Industrias, Diego Balestra, con el de la de Comercio y Servicios, Horacio Castells y con el de la Asociación Rural, Fernando Alfonso para brindarles la información. Las fuentes señalaron también que en el marco de un paquete destinado a mejorar la inversión y el empleo se anunciarán medidas destinadas a facilitar la presentación de proyectos empresariales, se presentarán » un par de proyectos de ley» destinados a la facilitación del crédito e iniciativas que apuntan a evitar casos de doble tributación y a dar más certeza jurídica a los inversores. En este aspecto, seguramente se incluya una iniciativa por la cual el gobierno asumirá un compromiso explícito de no subir la carga impositiva a las empresas expor- tadoras. Las fuentes señalaron que las medidas a anunciarse son «un primer paso» y seguirán otras. El ministro Alfie había dicho en el último almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing que «el deber de todos, del gobierno y de toda la sociedad civil, es aprovechar ahora estas condiciones favorables que tenemos para que la reactivación se transforme en crecimiento». En esa oportunidad consideró que Uruguay debe buscar ser «la plataforma de lanzamiento de América del Sur para sacar nuestra producción y la producción ajena» y lograr que la inversión extranjera «al menos evalúe» radicarse en el país. Algunas de las medidas a anunciar hoy son de tipo administrativo y otras requieren de aprobación legislativa. Los proyectos de ley son cortos y tienen un objetivo similar al alcanzado con la sanción del proyecto sobre fideicomisos, explicaron las fuentes. Alfie también señaló en ADM que «el ciclo de los capitales pasará y aunque nosotros no lo queramos y nadie lo quiera, nuestra moneda se apreciará en algún momento» y en esa coyuntura «debemos tener la capacidad productiva, la productividad y la economía de escala suficiente para que esto no nos afecte». El ministro consideró que las empresas deben aprovechar ahora para intentar conseguir mercados extrarregionales. El mes pasado los industriales habían planteado a Alfie y a Villar una batería de medidas entre las que figuraban la agilitación del estudio de los proyectos de inversión que se presentan en el Ministerio de Industria para recibir incentivos de tipo tributario, la adecuación de la carga impositiva a las bebidas para combatir la competencia desleal, la modificación de la normativa que se aplica a los balances de las empresas y la facilitación de la conversión a gas natural de las empresas manufactureras que han debido absorber recientemente un fuerte encarecimiento del fuel-oil. La industria, fue de todas formas, el sector de la economía que creó más empleo en Montevideo, de acuerdo a las últimas cifras sobre desocupación que difundió el Instituto Nacional de Estadística, correspondientes al trimestre julio-setiembre. De esta forma, se estaría revirtiendo en parte la tendencia a la destrucción de empleos que hizo que el sector perdiera las dos terceras partes de sus plazas laborales desde 1988. Advertencia de industriales El presidente de la Cámara de Industrias, Diego Balestra, volvió ayer a poner énfasis en la necesidad de que el país no pierda competitividad desde el punto de vista cambiario. En declaraciones a «Setiembre FM-Carve» el empresario advirtió que «la tendencia es a la pérdida de competitividad». Esto, «pone en peligro el esfuerzo fantástico que se hizo, el trauma que se generó de tener una devaluación del orden del 100%, con la pérdida de puestos de trabajo, con la caída fantástica de po- der adquisitivo que tuvo la gente». Balestra consideró que no se puede perder competitividad «graciosamente, seis o siete ocho meses después, sin haber obtenido ninguna ventaja y sin haber creado los puestos de trabajo y haber reactivado la economía». El industrial recordó que el año pasado no se cumplió el pronóstico del gobierno de que el dólar terminaría el año pasado a $ 30 y que la divisa terminó por debajo de ese valor tanto en el mercado interbancario como en pizarra.