Incidencia de la industria en PBI cayó a niveles de hace siete años.

La caída de la industria manufacturera durante el primer trimestre del año llevó su participación en la economía a niveles mínimos desde 2002, revirtiendo el progresivo aumento de su incidencia en el Producto Bruto Interno (PBI) registrado desde la salida de la crisis.
Las Cuentas Nacionales correspondientes al primer trimestre del año difundidas el lunes por el Banco Central (BCU) arrojan una caída de la participación industrial en el valor agregado por la economía desde 17% en el primer trimestre de 2008 a 14,7% en la última medición. Esto llevó a que la industria pasara de ser el rubro que mayor valor agrega a la economía a un segundo lugar, luego del sector comercial.

El sector acumula dos trimestres de contracción consecutiva, con caídas de 4,2% y 3% en el último cuarto de 2008 y el primero de este año, respectivamente. A diferencia de lo ocurrido en el trimestre anterior, los datos difundidos el lunes demuestran que el retroceso de la producción industrial no se dio únicamente en relación a los tres meses anteriores, sino también medido en términos interanuales, con una caída de 2,2% en volumen.

En términos desestacionalizados, el PBI de la industria se encuentra a niveles del cuarto trimestre de 2008. La máxima participación del sector en la economía se dio durante el segundo trimestre del año anterior, cuando el sector manufacturero aportó 18,3% del valor agregado.

Perspectivas. Para lo que resta del año, un informe realizado a principios de junio por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), al que tuvo acceso El Observador, pronostica una recuperación paulatina de los rubros fabriles más afectados por la crisis.

Mientras que las curtiembres esperan una mejoría en el segundo semestre, el sector automotor podría registrar una mejora en los próximos meses si el mercado brasileño comienza a recuperarse. En cambio, las textiles y las madereras mantienen perspectivas inciertas debido a la incertidumbre de sus principales mercados.

Estos sectores, identificados por el gobierno como los más afectados por la crisis registraron caídas de entre 14,6% y 33,3% en su volumen producido y en su conjunto, aportan cerca de 20% del PBI industrial.

Por su parte, el rubro alimenticio –que representó 36,6% del valor agregado por la industria y 6,3% del total de la economía en 2008– tuvo una caída de apenas 0,3% en el primer trimestre del año, aunque la magnitud de su contracción se incrementó en abril, cuando retrocedió 4,1% respecto a igual mes de 2008.

Comerico. De la mano de un marcado enlentecimiento del consumo privado, el comercio registró en el primer trimestre del año una caída de su participación en el total de la economía, que lo llevó de una incidencia de 15,7% a una más moderada de 15,2% en el PBI.

El sector comercial tuvo dos caídas consecutivas en las últimas mediciones. En el último cuarto de 2008 registró un retroceso de 1,8% en relación al trimestre anterior, mientras que en la última medición la caída alcanzó una tasa de 1,9%.

La demanda interna a nivel del consumo privado registró un incremento de 1,2% en el primer trimestre del año en comparación con igual período del año anterior, muy por debajo de la tasa de 7,5% del último trimestre de 2008.

Según la encuesta sectorial realizada por la Cámara de Comercio y Servicios, en el primer trimestre del año 12 de los 20 rubros relevados registraron una disminución de las ventas, en un rango de entre 3,6% y 61,2%, con un freno del crecimiento en las colocaciones de las grandes superficies.