Industria retoma el crecimiento; prevén alza de hasta 12% en 2004 EN NOVIEMBRE EL ÍNDICE DE VOLUMEN

El año 2003 será el primero de crecimiento para la industria uruguaya desde 1998, antes de que se desatara la crisis económica más grave que enfrentó el país. La Cámara de Industrias (CIU) espera un alza de 3% en el producto del sector, sobre todo después de un segundo semestre positivo para la mayoría de las ramas. Esto tendrá un fuerte “efecto arrastre” en la primera mitad de 2004 y permitirá una nueva suba este año, que podría alcanzar el 12%.
La devaluación de junio de 2002 con la consiguiente mejora de la competitividad, la incipiente recuperación del mercado interno y la estabilidad de los precios locales permitieron a las empresas industriale! s que subsistieron a la crisis comenzar a registrar mejoras en sus niveles de producción, empleo y horas trabajadas.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en noviembre el volumen físico de producción de la industria –excluyendo la refinería– creció 16,5% frente a igual mes de 2002, gracias al buen desempeño de casi todas las ramas. Con esta suba, la producción industrial acumuló un crecimiento de 2,9% en enero-noviembre frente a igual período del año anterior.

El gerente de la CIU, Roberto Villamil, dijo a El Observador que el crecimiento de la actividad industrial se está dando “principalmente en el sector exportador”, aunque “todas las ramas están teniendo mejor desempeño”. Por ejemplo, “la industria del calzado, la textil, la vestimenta y la alimenticia han tenido un mejor desempeño y están muy enfocadas al mercado interno”, señaló.

La buena actividad registrada en el último semestre de 2003 “va a posibilitar un crecimiento importante p! or efecto de arrastre” para el primer semestre de este año, indicó Villamil. Dijo que varias estimaciones pronostican un crecimiento de 12% para 2004.

En su visión, las condiciones de la industria mejoraron porque “hoy por hoy Uruguay ofrece –en comparación con la región– condiciones para la producción mucho más competitivas que hace dos años”. En ese momento “era impensable hacer una inversión en Uruguay porque no se alcanzaba un nivel de competitividad mínimo”, pero “a partir de la devaluación vuelve la industria vuelve a ser competitiva”.

Agregó que “ahora Uruguay ofrece condiciones más ventajosas y puede ser que la inversión extranjera directa” llegue al país.

En ese sentido señaló que la CIU suele recibir consultas de empresas nacionales y extranjeras que están definiendo la posibilidad de invertir en el país, y afirmó que desde que se produjo la devaluación “las consultas han crecido a un ritmo muy fuerte”.

En ese lapso la Cámara recibió ! consultas de empresarios nacionales y extranjeros interesados en invertir en varias ramas industriales, en particular textil, metalmecánica, alimentación, plástico y calzado. También se realizaron contactos por un emprendimiento del área de imprenta.


En noviembre. Según el INE, en noviembre casi todas las ramas industriales crecieron. Esto refleja que no sólo las industrias destinadas a la exportación están apuntalando al sector, sino que otras dirigidas al mercado interno también lo hacen. Es el caso de las manufacturas de textiles, vestuario y productos del cuero, cuyo crecimiento mensual de 20,5% no es ajeno a la sustitución de productos importados por otros fabricados en el país. A su vez, las industrias de alimentos y bebidas crecieron 6%.

Pero las divisiones que más incidieron en la recuperación del volumen físico en noviembre fueron las de máquinas y equipamientos, con un incremento de 103,9% en el mes. Es que al tiempo que las industrias de bienes ! de consumo se recuperan, van demandando más maquinaria, no sólo importada.

Los datos del INE también muestran que en noviembre hubo un incremento de 8,8% en las horas trabajadas en la industria, con una fuerte incidencia de las ramas textil y de alimentos. Desde que empezó el año este índice subió 1,4%.

Al mismo tiempo, la industria contrató 7,9% más personal que en noviembre de 2002, lo cual redujo la caída de la ocupación acumulada desde principio de año a 1%. Las empresas de textiles, vestuarios y productos de cuero fueron las que tuvieron mayor incidencia en el aumento del empleo.