Inflación de 7,59% en 2004, cerca de la previsión mínima del BCU

La inflación de 2004 fue de 7,59%, más cerca del piso que del techo de la franja objetivo que se había pautado el Banco Central del Uruguay (BCU) –de 7% a 9%–, gracias a que los precios cayeron en octubre y noviembre, y en diciembre subieron sólo 0,09%.
El registro inflacionario del año fue el más bajo desde 2001, cuando los precios subieron 3,59%. En 2002 la inflación se disparó a 25,94%, en 2003 bajó a 10,19%, y en 2004 volvió a disminuir.

La suba de precios de 2004 constituye un logro para la política monetaria basada en el control de la inflación a través del manejo de la cantidad de dinero que comenzó a implementar el BCU en 2003.

Empero, no siempre estuvo claro que la meta fuera a cumplirse. Durante los primeros nueve meses del año el BCU mantuvo una política monetaria restrictiva, previendo que se presentaran posibles presiones inflacionarias. Y esas presiones aparecieron, materializándose en algunos rubros como los alimentos, los commodities que el país vende en el exterior y los costos de la energía.

En el primer semestre hubo un desvío de la inflación respecto de la meta original, según reconoció en su momento el propio titular del Banco Central, Julio de Brun. Ese desvío se debió a presiones asociadas con factores internos (la recomposición de los márgenes de ganancia y de los salarios) y externos (tasas de interés más altas, mayores precios del petróleo). En los 12 meses cerrados en julio, por ejemplo, la inflación anual fue de 10,15%.

A su vez, a esa altura del año las expectativas de los analistas indicaban que la inflación sería bastante superior a la meta del BCU. En agosto los pronósticos apuntaban a una variación de precios de 11% a fines de 2004, de acuerdo a la encuesta entre expertos que comenzó a realizar la autoridad monetaria a partir de enero.