Inflación en el rango da aire para aumentar tarifas

FABIÁN TISCORNIA

La suba de 1,14% en los precios en junio fue la más alta de los últimos 12 meses. De todas formas, en el primer semestre la inflación fue de 2,82%, la más baja desde 2005, lo que da margen para subir tarifas y recomponer la situación de los entes.

Los mayores incrementos de junio vinieron por el lado de la vivienda (1,89%), los cuidados médicos (1,65%), el transporte y las comunicaciones (1,62%) y otros gastos (6,43%) cuyo incremento fue impulsado por la suba de los cigarrillos (19%).

En los últimos 12 meses cerrados a junio, el alza del Índice de los Precios del Consumo (IPC) se ubicó en 6,48%, según el Instituto Nacional de Estadística. Este porcentaje de suba se ubicó por segundo mes consecutivo dentro del rango de aumento de precios fijado para este año entre 3% y 7%.

Para que se cumpla dicha meta en 2009, en el segundo semestre la inflación no podría ser mayor a 4,06%. Como referencia, entre julio y diciembre del año pasado el IPC registró un incremento de 3,56%.

El dato de junio no sorprendió a analistas ni al equipo económico. En ambos casos hay coincidencia en que las presiones inflacionarias seguirán disminuyendo y esto dará margen para ajustar tarifas públicas de acuerdo a la suba de costos.

El año pasado, el gobierno no trasladó a tarifas toda la suba de costos para generar energía eléctrica, lo que le significó absorber un sobrecosto de US$ 500 millones.

Esa estrategia permitió que la inflación no superara el 10%, pese a estar cerca en algunos meses, lo que habría desatado ajustes semestrales de salarios públicos y pasividades.

El subsecretario de Economía, Andrés Masoller, dijo ayer a El País respecto a las tarifas que «la política del gobierno es irlas ajustando en función de la evolución de los costos».

«Tratamos de evitar un nuevo deterioro del resultado fiscal, particularmente de las empresas. La menor inflación permite ajustar algunas tarifas sin que esto afecte en forma significativa el poder de compra de los uruguayos», agregó.

Masoller señaló que «el dato de junio esta explicado casi en su totalidad por el aumento de los precios administrados (electricidad, combustibles, taxi, cuota mutual, gas, y tabaco por la suba de impuestos)».

Afirmó que «la inflación subyacente -que excluye precios administrados y más volátiles como frutas y verduras- se ha venido reduciendo gradualmente en los últimos meses. Esto no es un fenómeno sólo de Uruguay, sino que refleja una tendencia a nivel mundial». Es por eso que «para los próximos meses esperamos que esta tendencia se profundice debido a las menores presiones de la demanda interna», añadió.

ANALISTAS. Los analistas coinciden con que las presiones sobre los precios disminuirán en los próximos meses y eso dará margen para ajustar tarifas de empresas públicas.

Pablo Moya de la consultora Oikos dijo a El País que el dato de junio «no sorprendió» -esa consultora estimaba 0,9% por lo que está dentro del margen de error- y que habrá un «cumplimiento de la meta con una evolución sobre el techo de la banda objetivo del BCU».

«Ello le permitiría margen de recomponer los ingresos de las empresas públicas», agregó.

Para Tamara Schandy de Deloitte, «la inflación de junio fue alta pero a instancias de aumentos en muchos precios administrados». La analista señaló a El País que «mantenemos nuestra visión de que las presiones inflacionarias son más moderadas que las que veíamos algunos meses atrás».

En tanto, Gabriela Mordecki, coordinadora del Área de Coyuntura del Instituto de Economía, dijo a El País que en junio la suba de combustibles y el incremento de la cuota mutual pegaron al alza mientras que hacia abajo «sólo estuvo el impacto a la baja del dólar a través de los electrodomésticos y otros productos en dólares». Para el año proyecta que el IPC suba cerca de 7%.

Por su parte, Alfonso Capurro de la consultora CPA Ferrere dijo a El País que «julio probablemente también será un mes de inflación alta, por ajuste de mutualistas (4,93%) y por aumentos de salarios». Pese a ello, esa consultora mantiene que la inflación cerrará 2009 «dentro del rango del BCU, es decir por debajo del 7%,». Pero Capurro señaló que se prevén «tensiones en el primer trimestre de 2010».

«Esto se explica porque esperamos meses normales de inflación a comienzos de 2010, y a la hora de medir la inflación 12 meses salen los de inflación baja como enero, febrero y marzo de 2009 que fue cuando el gobierno desplegó todo el paquete anti inflación». agregó.

La cifra

4,06% Es el máximo que podrían aumentar los precios en el segundo semestre para que se cumpla la meta oficial (7%) para 2009.