Inflación fue mayor en agosto y llegó al 1,16%

El Indice de los Precios del Consumo (IPC) se incrementó en 1,16% en el pasado mes de agosto, lo que determina una variación acumulada de 14,19% en los últimos 12 meses. En enero-agosto de 2003 los precios al consumidor han crecido 7,86%, en tanto que en los últimos tres meses la variación del IPC ha sido de 1,83%. Estas cifras de precios minoristas fueron divulgadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La inflación anual disminuyó más de 5 puntos porcentuales respecto al mes anterior. Es de recordar que en agosto del año pasado los precios al consumidor habían verificado un crecimiento extraordinario (5,8% en un solo mes), consecuencia de la devaluación de la moneda uruguaya producida tras el abandono del régimen de banda cambiaria.

La caída de la inflación medida en 12 meses era por tanto esperable, en la medida que se sustituye el valor de agosto de 2002 por una cifra significativamente inferior correspondiente a agosto de 2003.

Es importante destacar que, si bien la inflación anual ha venido cayendo, en los últimos meses se ha observado una tendencia ascendente en la tasa de inflación mensual. En efecto, la tasa mensual pasó de 0,2% en junio a 1,2% en agosto. Esta tendencia ha sido incluso más evidente en los precios mayoristas (sólo en agosto aumentaron 4,2%).

El componente del IPC que presentó un mayor crecimiento en agosto fue Alimentos y Bebidas (2,78%). El fuerte incremento observado en este rubro se explica, fundamentalmente, por las subas en las carnes y derivados, que en conjunto aumentaron 7,9%, y por las variaciones en los precios de las frutas y verduras: 7% y 10% respectivamente.

CARNE. La suba de la carne refleja el aumento de los precios internacionales del producto, la reapertura de los principales mercados del exterior, y también, las restricciones que actualmente existen del lado de la oferta vacuna. El aumento de los precios de las frutas y verduras, por su parte, es un fenómeno más transitorio, que se explica por la escasez en algunos productos de granja, característica de esta época del año.

El aumento de los combustibles vigente desde el 28 de agosto afectó mínimamente la inflación en dicho mes, por lo que su efecto se trasladará casi totalmente al IPC de setiembre.

En suma, el aumento de la inflación mensual puede ser en buena parte atribuido a un choque negativo en la oferta de alimentos perecederos (frutas y verduras) y al incremento en los precios de la carne. La mayor inflación también estuvo influida, aunque en menor medida, por la aceleración de la devaluación en agosto (el tipo de cambio creció 3,3% en promedio en dicho mes) y su efecto sobre los precios de los bienes y servicios transables.

El incremento de la inflación mensual no parece haber estado asociado a presiones de demanda, ya que la economía uruguaya está funcionando en niveles muy por debajo de su capacidad.

De mantenerse el actual ritmo de crecimiento de los precios al consumidor, la inflación anual se ubicaría en 14% al cierre de 2003. La debilidad de la demanda doméstica, la estabilidad del tipo de cambio y la escasa reacción de los salarios privados explican la caída de la tasa de inflación respecto a los niveles del año pasado.