Informalismo produce 37% del PBI uruguayo.

La participación del sector informal en el total de la producción uruguaya alcanzó 36,9% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2007, según un estudio realizado por la Universidad Católica que presentará hoy la Cámara de Comercio y Servicios (CNCS).
Según la investigación, el número de empresas en condición de informalidad registró un paulatino incremento desde el año 2000, cuando concentraban en su conjunto 30,6% del PBI.

Las empresas locales no registradas en el sistema tributario se agrupan en dos tipos. Las primeras se caracterizan por su “baja productividad”, que les impide “enfrentar los costos de la formalización”, según el informe.

El segundo grupo se encuentra conformado por aquellas empresas que “actúan de forma ilegal o cuasi ilegal” –evasión, contrabando, narcotráfico, lavado de dinero, entre otras actividades por fuera del marco legal–. Las primeras explicaron entre 10% y 15% del PBI de 2007, mientras que las empresas ilícitas concentraron entre 20% y 25% de la actividad local.

MEDIDAS. El informe prevé además una serie de medidas cuya implementación contribuiría a reducir el fenómeno, según la CNCS.

En el corto plazo, establece que la carga tributaria es el principal determinante de la informalidad, mientras que en un horizonte más prolongado, la actividad no registrada se vería reducida por un incremento de la productividad.

Según señala el informe, por cada punto que se reduzca el fenómeno, los ingresos del Estado por concepto de recaudación aumentarían en US$ 40 millones.

Las medidas propuestas pasan por un mayor estímulo a la capacitación, fomentar esquemas asociativos, incentivos para pequeñas y medianas empresas, reducción del importe mínimo a pagar por Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) y perfeccionamiento del monotributo.