Informe del Banco Mundial recomienda otra terminal.

Un informe del Banco Mundial encomendado por el gobierno uruguayo asegura que el puerto de Montevideo mejoraría su eficiencia con más espacios y explica que tiene las condiciones dadas para poseer una segunda terminal de contenedores.
En momentos que aún se sigue discutiendo esa posibilidad –con un paso adelante de la comisión de Transporte y Obras Públicas del Senado, pero dilatando la construcción para 2010– el gobierno cuenta desde hace un tiempo con el análisis del organismo internacional y con la recomendación del mismo.

El documento, que estudia la política de desarrollo para Uruguay, indica en su primer volumen que la eficiencia obtenida a través de la optimización de infraestructura ha llegado a su límite en Montevideo, y, ahora, se requiere la expansión de la capacidad del puerto.

“Si se tiene en cuenta –dice– que los niveles de tráfico ofrecen la posibilidad de tener múltiples terminales portuarias que operen a escala suficiente, la Administración Nacional de Puertos (ANP) podría promover una mayor competencia dentro del puerto de Montevideo”.

En tal sentido, agrega que en un puerto que manipula más de 100 mil teus por año es factible tener terminales múltiples que sean operadas por distintas compañías, que pueden usar muelles separados y gerenciarlos mejor. Montevideo superó los 600 mil en 2008.

Con este volumen de tráfico –se indica también–, es posible proveer incentivos para que los operadores privados realicen inversiones para mejorar la infraestructura.

“El actual tráfico de contenedores en el puerto de Montevideo está muy por encima del umbral de 333.871 teus y, por lo tanto, en teoría, podría acomodar otra terminal para contenedores”, sostiene el informe.

En otro orden, los analistas señalaron que el crecimiento viene siendo sostenido desde que se puso en vigencia la ley de puertos de 1992, con la que se ha transformado exitosamente al sector portuario.

La reforma que introdujo la competencia intraportuaria a través de la participación privada ha sido buena. Las tarifas portuarias han disminuido, los volúmenes de carga manipulados han aumentado y la inversión en infraestructura portuaria también ha crecido.

Según el Banco Mundial, esa competencia intraportuaria trajo aparejada la eficiencia operativa del sector.

“La eficiencia de las autoridades portuarias, medida a través de varios indicadores parciales, muestra una tendencia hacia la mejora de la eficiencia administrativa, coincidente con la transición hacia el modelo de puerto de locación y con la mayor participación privada”, sostiene el documento.

Productividad. Un capítulo aparte trata de la productividad y analiza a los dos principales operadores del puerto capitalino: Terminal Cuenca del Plata (TCP) y Montecon.

“La diferencia en productividad entre los operadores de terminales de contenedores del puerto de Montevideo es determinada por la diferencia en equipamiento e infraestructura de la cual disponen y no de la estructura empresarial”, dice el informe.

Agrega que cuando se compara la productividad por grúas equivalentes, Montecon es igual o más eficiente que TCP. En cambio, cuando se compara la eficiencia de carga y descarga por buque, TCP es más eficiente que Montecon porque dispone de mejor infraestructura y maquinaria, como ser muelles propios y grúas pórtico.

“Aun cuando Montecon trabaja en condiciones de mayor precariedad, su desempeño es alto si se hace abstracción del tipo de maquinaria e infraestructura que posee”, asegura el Banco Mundial.

Sin embargo, agrega, es la calidad de la maquinaria e infraestructura de TCP que hace que el servicio final provisto sea más eficiente y esté redundando en un paulatino incremento en sus partes de mercado en relación a Montecon.

“Por consiguiente –finaliza el capítulo–, la aspiración de Montecon de poseer su propia infraestructura y maquinaria a través de una concesión debiera ser una meta para la autoridad portuaria, ya que ello aumentaría la productividad de la terminal”.